En el mundo de los negocios, la relación con los números y los datos es imprescindible. Dentro de los factores más importantes hallarás el estudio constante del status empresarial; desde un punto de vista productivo, operativo, financiero o 360.

Debido a que dicha perspectiva se construye sobre una fuente abundante de datos, requiere de habilidades numéricas. En consecuencia, quienes no manejan con facilidad estos aspectos estadísticos, deben apoyarse en herramientas que faciliten la comprensión de la situación.

Entre las herramientas de análisis más efectivas, encuentras el análisis horizontal y vertical. Que a pesar de ser informes levantados por el departamento financiero, permiten una rápida interpretación de situaciones por parte de cualquier persona.

Veamos en qué consisten y de qué manera pueden ayudarte a tomar decisiones en tu negocio.

Qué es el análisis horizontal y en qué se diferencia del vertical

Ciertamente ambos informes son una manera de compilar datos sobre algún aspecto de la empresa. Por ejemplo, el desarrollo de las ventas, el valor de los activos financieros, el crecimiento de la cartera de clientes; u otros.

Te interesará  Tips para mejorar el servicio al cliente.

Ambos permiten evaluar el performance corporativo a fin de encontrar aspectos para mejorar y detectar lo que mejor ha funcionado. En función de los resultados, es casi un hecho que la planificación estratégica sufre algunas modificaciones para encausar el plan en el nuevo contexto.

Ahora bien, ambos informes difieren en el sentido con el que se evalúa la información.

En el caso del análisis horizontal, se recopila la información sobre un mismo elemento pero en diferentes períodos de tiempo. De manera que se puede evidenciar el dinamismo del dato en una temporada definida.

Por ejemplo, registrar el ratio de conversión durante los años fiscales 2019, 2020 y 2021. Incluso podrías graficarlo y detectar la tendencia que está tomando tu empresa en cuanto a este punto.

Por su parte, el análisis vertical pretende extraer la información de diferentes elementos y comparar su relación de participación. Por ejemplo, siguiendo con el ratio de conversión, evaluarías cuánto % de influencia tienen las conversiones del 2020 sobre las ganancias de ese año.

Te interesará  Cómo evitar que tus campañas de email caigan en SPAM.

Hipotéticamente, podemos hablar de un incremento de la cartera de clientes entre 2019 y 2020 del 30%. Pero a su vez, las nuevas conversiones solo representan el 10% de las ganancias de la empresa en 2020.

¿Qué decisiones tomarías?

¿Qué informe es más útil?

En cuanto al análisis horizontal y vertical, es inapropiado decantarse por alguna preferencia. Ciertamente ambos son muy diferentes, pero aportan un valor importante para las decisiones estratégicas.

¿Lo más útil?

Saber levantar, interpretar y actuar en función de ambos. Son un complemento perfecto de información sensible; que desde cualquier aspecto puede ser perfectamente aplicado en tu negocio y permite una intervención oportuna de los procesos.

Lo ideal es que establezcas ciertos períodos de control para levantar ambos informes y asegurar que tu negocio está tomando el curso correcto.

Recuerda que la información cuantitativa es imparcial, cruda y específica. Bien podrías dejarla pasar como un dato más, o puedes aprovechar sus atributos para tomar decisiones objetivas.

Te interesará  Se realizará por primera vez el CMM Content Marketing Meeting Latam & Caribe, del skip al share.