El desarrollo exitoso de una empresa se debe en gran medida al uso de métodos específicos. El seguir y amoldar una serie de criterios que le permiten mantenerse a flote en el mercado. Un ejemplo de esto son los principios de la organización.

Aunque no se trata de leyes estrictas, se trata de un conjunto de enunciados que permiten a cualquier organización estructurar su ruta al éxito.

Quédate con nosotros y descubre los 12 principios que debes implementar en tu negocio cuanto antes.

Orientación a objetivos

Toda empresa está constituida con el propósito de materializar objetivos. Por ende, uno de los principios de la organización con mayor relevancia, es precisamente la alineación de todas las actividades de la empresa al logro de dichos objetivos.

Especialidad

Por otra parte, tenemos el principio de especialidad, que establece que, en un estado óptimo de la organización empresarial, cada trabajador debe dedicarse a una tarea específica. En consecuencia, el personal desarrolla habilidades y destrezas relacionadas con su rol y esto favorece la productividad.

Jerarquía

Adicionalmente, aparece el principio de la jerarquía, el cual propone una estructura organizativa que regula las directrices, responsabilidades y la comunicación. Cuando se determina el organigrama y se designan funciones, mando y subordinados, las directrices fluyen de una mejor manera.

Unidad de mando

Otro de los principios de la organización de mayor impacto es la unidad de mando. En este apartado se pretende definir una única figura de autoridad máxima, generando como resultado un mismo criterio operativo para todas las áreas que se encuentran por debajo de la unidad en la jerarquía.

Te interesará  Cómo afrontar el dilema de inversión en marketing

Responsabilidad

Ahora bien, no se trata solo de mandar, sino de estructurar las responsabilidades pertinentes a cada figura dentro de la organización. Toda empresa debe trabajar en una consolidación de las responsabilidades de cada rol; desde el de menor rango hasta la unidad de mando.

Difusión

Para que todas las piezas funcionen correctamente, por supuesto que debe existir un método efectivo de difusión. Este principio establece que cada uno de los trabajadores debe conocer detalladamente sus funciones, responsabilidades y su ubicación en el organigrama.

Control

No obstante, sabemos que siempre será necesaria la figura del supervisor para controlar todas las etapas de los procesos de la empresa. Considerando este principio, la empresa debe estudiar cuántos supervisores necesitará y cuántos trabajadores asignará a cada uno de ellos.

Coordinación

De acuerdo a estos principios de la organización, se podría decir que la empresa ya estaría bastante encaminada en su ruta al máximo desempeño. Sin embargo, todavía se hace necesario perfeccionar un poco más. En este punto, se pretende equiparar el esfuerzo de cada departamento buscando un equilibrio en todas las operaciones de la empresa.

Continuidad

Por otra parte, has de considerar que todos los procesos de la empresa deben estar diseñados para una visión a largo plazo. Mientras puedas establecer métodos específicos y los puedas documentar, los procesos siempre serán vigentes, incluso en las actualizaciones. Pero nunca se verán afectados por el cambio del personal u otros factores similares.

Flexibilidad

Continuado con el factor “vigencia”, es necesario recalcar que el tiempo altera perspectivas. Cada método establecido debe contener un margen de flexibilidad que te permita jugar con los imprevistos. Así mismo, debes tener la capacidad de innovar y actualizar tus procesos para obtener mejores resultados en el futuro cercano.

Te interesará  Los mejores tuits del #MarketingEs

Eficiencia

Cabe destacar que todos los principios de la organización se sustentan en la Eficiencia; es decir, debemos buscar un grado de optimización máximo. Lograr el mayor beneficio sin desperdicio de recursos, lo que favorece todo tipo de gestión.

Comunicación

Para finalizar, has de saber que cualquier tipo de relación, incluyendo la empresarial y/o comercial depende de una buena comunicación. Asegúrate de establecer canales óptimos para gestionar la comunicación interna entre todo tu personal.