¿Qué debes hacer para perpetuar tu nombre? ¿Cómo lograr tus objetivos e impactar al mundo con ello? ¿Cómo llevar tus ideas al alcance global y ser recordado por ello?

Estas son algunas de las preguntas que circundan los pensamientos de los emprendedores más ambiciosos. Y la verdad no hay nada de malo en ello; pero comprenderás que existe una brecha muy amplia entre el punto donde te encuentras y ese final.

Aun así, es posible. De hecho Abraham Maslow dedicó su vida a estudiar cómo el hombre es capaz de superarse a sí mismo. Y a pesar de que vivió y murió en el siglo pasado, sus hallazgos siguen tan vigentes como cualquier tratado de esta década.

Originalmente, sus aportaciones giraron en torno a la psicología. Pero al confirmar su veracidad, rápidamente se pudo aplicar a diversas áreas; entre ellas, el desarrollo empresarial, el marketing y la gestión (en su aspecto más amplio).

Antes del reconocimiento

Abraham Maslow tuvo una infancia complicada en cuanto a relaciones y círculos sociales. Pues, al tratarse de un joven judío en Brooklyn del siglo pasado, vivió el rechazo social de la época.

Como consecuencia, encontró refugio en una variedad de libros, que al final despertaron su interés por el descubrimiento. De alguna manera, lo puedes catalogar como un observador analítico, ya que se adentraba en las profundidades de los temas que le causaban curiosidad.

Te interesará  5 tips que debes considerar para tu Marca Personal

En ese sentido, se interesó por el estudio del pensamiento humano, y posteriormente, su conducta. Por lo que quiso estudiar psicología, aunque sus padres  lo forzaron a incursionar en la carrera de derecho.

Como cualquier joven en esa situación. Abraham H. Maslow tuvo la impresión de que su vida significaba algo más. Pero no fue hasta que decidió desafiar su propia situación, hasta que encontró su razón de ser.

Padre de la psicología humanista

Después de varios intentos, por fin se sale con la suya y termina sus estudios en psicología, a la par del desarrollo de su vida social y familiar. Pero no fue sino el proceso lo que le permitió ver otros aspectos de la psicología que antes no se habrían expuesto.

Según su percepción, los grandes como Freud, se habían centrado en la psicología partiendo desde un individuo con conflictos. Pero ¿Qué se puede encontrar si se parte desde un individuo sano?

Te interesará  El ecosistema de una marca blanca

En ese sentido, su posición se mantiene como un complemento de las teorías de Freud; pues no busca contradecirlas, sino mostrar la otra cara de la moneda. Explícitamente, la psicología humanista plantea que todo ser humano anhela sentirse auto realizado.

Sin embargo, para llegar a ese punto, es importante cubrir una serie de necesidades, que incluso logró categorizar. En su obra “Teoría de la Motivación Humana”, presenta un esquema que jerarquiza las necesidades humanas; y a esta se le conoce como la Pirámide de Maslow.

Observación curiosa y analítica

Todos los trabajos de Maslow (incluida su teoría de la motivación), se basaron principalmente en el acercamiento con personas que él consideraba exitosos. Por ejemplo, tras el estudio de la vida, comportamiento y deseos de Albert Einstein, se dio cuenta que personas del mismo nivel de éxito, tenían patrones de comportamiento similares.

Advertisement

En otras palabras, reaccionaban a sus deseos más profundos, con cierto orden de importancia. Y además, dedicaban un esfuerzo notable para satisfacer cada uno de ellos.

Te interesará  ¿Cómo realizar una encuesta?

En la actualidad

Por supuesto, el uso práctico de los trabajos de Abraham Maslow nos pone frente a frente con las preguntas iniciales; es decir, para darles respuesta, es vital conocer la jerarquía de las necesidades y asegurar de que cada peldaño de la pirámide esté cubierto correctamente.