Actualmente, una organización, empresa, emprendimiento o compañía, tienen en su haber todo un espacio físico que compone sus instalaciones, en las cuales los trabajadores operan en sus puestos, no obstante, esto no es todo lo que la conforma ya que existe algo conocido como “Activos digitales”.

Estos últimos tienen una importancia igual o mayor que el espacio físico ya que contiene información detallada de lo que compone la materia de la empresa por lo que todos son muy celosos con lo que se pudiera filtrar a su competencia.

Razón por la cual vemos que siempre están actualizando los componentes de seguridad interna como también aquellos sistemas que cada cierto tiempo tienen que cambiar.

¿Qué comprende estos activos digitales?

Cuando hablamos de este tema, muchos pueden pensar que solo se limita a los archivos de los proyectos que una compañía tiene en vida, ya que se pudiera pensar que son el activo más preciado que estos tienen, sin embargo, solo son una parte que conforman un todo.

Te interesará  Cómo incorporar las redes sociales en tu estrategia de marketing para eventos

Principalmente estos archivos los componen desde los proyectos activos, descartados, publicados, vendidos, desarrollados y guardados hasta los estados financieros y detalles económicos como también fotografías, imágenes, videos, archivos de animaciones, documentos, borradores e informaciones personales de los trabajadores.

Todo este compendio de archivos forman parte de los conocido como Activos digitales, ya que aunque no tenga un valor en el mercado muy claro, para la empresa pudiera representar una pérdida importante, tanto como un contrato que pudo significar una gran ganancia.

Tipos de activos digitales

No obstante, hay varios tipos de estos archivos, por lo que su valor también se destaca por ser variable, dando paso a aquellos que son imprescindibles para la compañía, cuyo valor es incalculable, como aquellos que tienen una importancia pero su precio en el mercado podría ser algo más bajo ya que es información sobreentendida.

Para saber en qué categoría caen estos archivos debemos tener en cuenta sus 3 divisiones;

Te interesará  Videos integrados en tus Campañas de Email Marketing

Activos propios: este tipo de archivo se destacan por materiales creados por la compañía con el fin de brindar información de carácter institucional, en este punto estaríamos hablando de su página web y aplicaciones oficiales.

Esto, también es la cara de la institución que las personas ven y la que las recibe cuando se interesan por la misma.

Activos de terceros: estas, son aquellas páginas en las que la empresa utiliza como plataformas para los usuarios pero cuya propiedad depende de una empresa aparte. Estamos hablando de Google y redes sociales destinadas para la publicidad o de donde sacan información para sus fines.

Activos creados por usuarios: este tipo de información es una de las más delicadas, porque tienen que ver con cada uno de los proyectos que una empresa puede tener en proceso. Trata de reseñas, análisis, redacciones, propuestas que pudieran ser creadas por los trabajadores de la compañía que pudieran ser utilizadas por la competencia.

Te interesará  Cinco herramientas tecnológicas que están transformando a las Pymes

Razón por la cual, los activos digitales son un tema siempre compra/venta en los mercados negros de informaciones.