Soñando con percibir un ingreso extra a final de mes, muchos se las ingenian para hacer un plan con el que puedan llegar a ello. Entre otros, destacan sobre todo los productos digitales. Un servicio que consumimos día a día en la red y que va desde los cursos online hasta los influencers y youtubers.

Internet: el gran aliado

Además de nuestro salario mensual, muchos soñamos con poder ganar un ingreso extra a final de mes. Con el objetivo no sólo de afrontar nuestras responsabilidades, sino también de poder vivir con más holgura económica, la pregunta sobre que puedo vender para ganar dinero ha despertado la agudeza de una gran cantidad de personas que se las ingenian para conseguirlo. Si bien ciertas aplicaciones nos ofrecen una vaga ilusión de ello —por ejemplo, el concurrido mercado de productos de segunda mano—, la idea de hacer ventas por Internet sí puede ser un buen negocio extra. Una vía que cuenta tanto con la bendición de la flexibilidad horaria como con un incesante tráfico de clientes potenciales.

En primer lugar, sin embargo, cabe tener en cuenta que el traslado a Internet de lo que vendría a ser un negocio físico tal y como lo conocemos conlleva, en algunos casos, una gran capacidad logística. No obstante, es también preciso aclarar que no todo lo que podemos vender en la red se limita a algo firmemente tangible. En ese sentido, el conocimiento online es increíblemente rentable. Formando parte de otros tantos productos en la red, su naturaleza se fundamenta en que se distribuyen digitalmente. Es decir, no hace falta más logística que el propio medio de donde se extraen. Y, con una sociedad cada vez más ligada a la red, si se da en el clavo el éxito está asegurado.

Te interesará  La importancia de una comunicación eficaz

¿Qué son los productos digitales?

Evidentemente, no todo lo que podamos vender u ofrecer virtualmente es estrictamente comercializable. Cuando hablamos de productos digitales, debe hacerse hincapié en que éste obedece a un producto que, bien sea un libro electrónico o un curso online, sale más a cuenta que en su formato físico o presencial. Especialmente, porque el costo de llevarlo a cabo no es tan alto como el convencional. Ahora bien, para ello entra en juego un factor que jamás debe pasarse por alto y que no es otro que el talento o, en su defecto, la aptitud. Eso sí, independientemente de la temática, aunque esta deba tocar las teclas de un público de cierta envergadura para mantenerse a flote.

Ejemplificando mejor las posibilidades, podemos obtener referencias de este tipo de negocio en muchos campos. Bien sea a través de profesores de cocina o lenguas, en gamers o personal shoppers online. Al fin y al cabo, la ecuación clave para un resultado óptimo debe ser la de la habilidad o profesionalidad personal en uno u otro campo, junto con los posibles seguidores que generará. Dicho de otro modo, de nuevo, todo responde a la ley de la oferta y la demanda. Aunque, en una era digital como la actual, pocos sean los nichos de mercado que queda por explorar. Pero, a causa de esa misma masificación virtual, permitiendo gran abertura y variedad.

Te interesará  ¿Cómo crear un slogan para tu marca?

Analizando los nichos de mercado

A fin de enhebrar bien el hilo en esta aguja, cabe recordar que no debemos desdeñar nunca los subtipos temáticos del sector que concibamos para nuestra causa. Es decir, si bien el ámbito del videojuego o del podcast parece exhaustivamente genérico, hay que tener en cuenta que todo abarca matices que van desde lo competitivo y lo ocioso hasta lo educativo y consultorio. Así como un gamer puede dedicarse en exclusiva a entrenar para retransmitir en directo campeonatos de videojuegos online, el locutor de un podcast puede centrarse tanto en lo periodístico o lo cómico, como en la industria de la siderurgia, la literatura o incluso la vida personal. Todo queda en nuestro ingenio.

Asimismo, y aunque los anteriores ejemplos puedan parecer algo “sencillos” de llevar a cabo, también encontramos algunos sectores de mayor especialización. Un mercado a menudo reservado para quienes, a pesar de poseer un gran talento o contar con una intensa formación en ello, no han podido acceder a un negocio consolidado y optan por un carácter emprendedor que les dé experiencia y publicidad. Un tercio donde se hallan todo tipo de profesionales como diseñadores gráficos y desarrolladores de software e incluso fotógrafos de stocky otro tipo de servicios digitales. Ahora bien, recordando que siempre nos enfrentaremos a un grueso espíritu competitivo.

Te interesará  Ciclo de Deming: etapas e importancia

Por fortuna o por desgracia, la providencia ha querido que nuestro éxito sea un objetivo que siempre depende de la suerte y de la idoneidad. Estar en el momento y el lugar adecuados es difícil, pero no por ello debemos rendirnos al primer intento. Como bien sabemos a raíz de algunos influencers, todo requiere de mucho esfuerzo y sacrificio saborear la miel al final del día. Eso sí, recordando que no debemos focalizar la meta únicamente en el dinero, sino también en aquello que nos enriquezca y alegre la vida. Sin entrar calidad o cantidad de sueldo, sabiendo que, más que un ingreso extra, esta es nuestra oportunidad para, en parte, dedicarnos a lo que de verdad amamos.