Recuerdo la última vez que se realizó el #ManifiestoMKT, allá por el 2013, cuando abrumado con tantas personas que asociaban marketing con carreras como publicidad, diseño gráfico y comercial maltrataban y prostituían nuestra profesión.

Pero ahora está pasando algo muy interesante y la crítica va relacionada a algunos timadores del marketing, que por medio de cursos y/o herramientas están lucrando pero de una manera exorbitante y quizá no debería criticar tanto a ellos y más a los que consumen este tipo de recursos “académicos”, justamente esta reflexión de hecho que va para nosotros, los profesionales de marketing que adquirimos esos servicios.

Entonces, mi pregunta es bien puntual ¿estamos siendo críticos con el consumo de información y/o educación que tenemos? Personalmente lo dudo, y eso se basa a que consumimos tendencias, simples herramientas y no vamos al fondo del asunto o mejor dicho a los fundamentos y sólo nos dejamos guiar por cosas que no tienen mucho sentido, seamos más críticos en ese aspecto, no nos dejemos guiar sólo porque tiene un nombre bonito como “neuromarketing”, “social media”, ” Community Manager”, entre otros términos que realmente son vendibles, pero que muchas veces no aportan mucho a tu profesión o en algunas ocasiones no pasa de ser sólo algo teórico y nada práctico por las limitaciones de recursos (cof, cof, neurociencia).

Es por ello que dejó en reflexión a todos mis colegas de evaluar bien el tema, el orientador/docente, la empresa organizadora y finalmente si lo que estas pagando vale la pena.

Sólo espero que me apoyes en la difusión de este artículo en Twitter con el HT #ReflexiónMKT y puedas desfogar. *Afff*

Saludos,

Alex Dávila Sáenz.

¿Te interesó? ¡Compártelo en tus redes!