Herramientas como el gráfico de cascada son de gran utilidad para todos los analistas de datos. No está presente en todos los campos de la analítica, pero quienes lo dominan encuentran la manera de explotarlo al máximo.

Este gráfico parte de una común gráfica de barras, pero gracias a un conjunto de características particulares difiere en apariencia. Se utiliza para representar la influencia acumulativa de algún factor secuencial.

No importa si es positivo o negativo, igual la gráfica lo capta y refleja.

¿Cuáles son las características del gráfico de cascada?

Para que esto sea posible, el gráfico de cascada utiliza un eje X y uno Y donde se registran las variables de tiempo y magnitud. Por ejemplo, el eje X pueden ser marcos de tiempo y el eje Y puede reflejar el monto de las ventas.

Desde el primer punto del eje X se eleva una columna hasta alcanzar el punto correspondiente en el eje Y. Hasta allí, es idéntico al gráfico de barras. Sin embargo, cuando llega el momento de graficar la segunda barra, se toma como base, el cierre de la barra anterior.

A partir de allí se grafica hacia arriba o hacia abajo solo la diferencia del segundo dato con respecto al primero. Si la magnitud es menor, entonces la diferencia es negativa y se grafica hacia abajo, solo esa distancia. De allí en adelante se mantiene el principio para la tercera barra hasta completar todos los datos.

Como resultado, tenemos un gráfico en el que las barras parecen estar flotando, a excepción de la primera y la última. Esto debido a que, al finalizar, la última barra refleja el acumulativo total del marco de tiempo analizado.

Te interesará  ¿Qué es una métrica empresarial y por qué es importante?

Es importante destacar que en el gráfico de cascada las barras positivas suelen llevar un mismo color. Asimismo, las barras negativas adoptan otro único que sirva para ver el contraste. Por ejemplo:

  • Positivas = Verde
  • Negativas = Rojo

Principales usos del gráfico de cascada

Dada su naturaleza, el gráfico de cascada suele ser utilizado en asuntos financieros; La evaluación de las ventas anuales, el análisis de costes variables, el rendimiento de determinadas inversiones, entre otros.

De hecho, esta gráfica es muy parecida al gráfico de velas japonesas utilizado para los mercados financieros. Cumplen el mismo objetivo, pero este último cuenta con otros detalles adicionales.

Ahora bien, el gráfico de cascada puede ser simple, pero automatizarlo puede ser un poco complejo. Sobre todo, si se cuenta con una enorme cantidad de datos a analizar. Para evitar una pérdida de tiempo considerable, es ideal usar las herramientas adecuadas y ahora te compartiré las más recomendadas.

Herramientas para hacer un gráfico de cascada

Existen diversas herramientas online que te facilitarían el desarrollo de tu gráfico de cascada. Pero entre todas ellas, hay algunas que destacan por lo simple y efectivas que pueden ser. Estas son:

  • Microsoft Excel
  • Google Sheets
  • Microsoft Power Point
  • Power BI

De este cuarteto, la más compleja es Power Bi, pero es precisamente porque está diseñada para manejar un inmenso volumen de datos. En cada uno hay un conjunto de fórmulas que puedes emplear para aplicar a tus datos y generar automáticamente tu gráfico de cascada.