Son muchas las razones que nos pueden poner frente a la situación de buscar un trabajo. En algunos casos se trata de dar un salto en nuestra carrera profesional, incorporándonos a un trabajo con una mejor paga o cuyas tareas nos resulten más desafiantes; en otros casos puede tratarse de que se nos terminó el contrato con un empleador y necesitamos otra fuente de ingresos.

Cualquiera sea la situación, los procesos de búsqueda de trabajo suelen ser largos. Desde que empezamos a armar nuestro currículum vitae, solicitamos una carta de recomendación y comenzamos la búsqueda, hasta que finalmente accedemos a las entrevistas y avanzamos en los procesos de selección, la búsqueda puede demorar desde algunos meses hasta un año, dependiendo del puesto que busquemos.

Si bien hay ciertos perfiles profesionales o laborales para los que es más sencillo obtener un puesto, porque son escasos y muy demandados, la mayoría de las veces, cuando buscamos un trabajo que se amolde a nuestros deseos en cuanto a varios factores, lo más probable es que debamos enfrentar un proceso de búsqueda más largo.

Este proceso puede resultar algo desgastante, sobre todo cuando los tiempos se estiran y los resultados no aparecen. En estos casos, es importante mantener la calma y construir una estrategia sólida para conseguir el trabajo buscado.

Currículum Vitae

Un de los documentos más importantes en la búsqueda de trabajo es, sin dudas, el currículum vitae o CV.

El currículum vitae es nuestra carta de presentación, ya que, en la mayoría de los casos, los empleadores nos conocerán a través de leerlo. Por esa razón, el CV es muy importante y será el primer paso que determinará que podamos avanzar en el proceso de selección.

Te interesará  ¿El marketing tiene que adaptarse a cada país y región? ¿Hay principios fijos?

Si bien hasta hace un tiempo se valoraban los currículums vitae que detallaban todas nuestras habilidades, en la actualidad las cosas son muy diferentes. Lo ideal es que podamos elaborar un documento de una página en el que sinteticemos de manera clara, concisa y contundente todas nuestras habilidades y expectativas.

En este sentido, de nada sirve que pongamos todo nuestro esfuerzo en detallar minuciosamente cada uno de los aspectos de nuestro perfil. Por el contrario, todas las energías deben ser puestas al servicio de lograr la síntesis que mejor refleje lo que queremos comunicarles a los empleadores.

Dentro de nuestro CV, es importante que incluyamos una fotografía de perfil de buena calidad, que comunique una imagen de nosotros mismos acorde al puesto que buscamos. Por ejemplo, si buscamos un trabajo en un puesto administrativo es importante que nuestra imagen transmita responsabilidad, solidez, precisión; mientras que si buscamos un puesto en un área de diseño, nuestra imagen deberá reflejar que somos una persona con capacidad de innovación y creatividad.

En algunos casos, puede ser necesario que desarrollemos más de una versión de nuestro currículum vitae para orientarla hacia ciertas habilidades que queremos resaltar por sobre otras para postularnos a algún puesto específico.

En cada una de las versiones es importante que nos focalicemos en destacar nuestras habilidades, evitando incluir información excesiva.

Más allá del contenido, el diseño del currículum vitae también es importante, ya que deberemos lograr un documento equilibrado, que invite a ser leído y que no desoriente al lector.

Te interesará  Metodologías Ágiles: cuáles son y para qué sirven

Si bien lo ideal es que lo podamos diseñar, la realidad es que existen muchas plantillas disponibles que pueden ser adaptadas a prácticamente cualquier perfil. Con solo buscar en la web, encontraremos muchas páginas que nos ofrecen plantillas de CV que podremos utilizar de manera gratuita para crear el nuestro.

Carta de recomendación

Además del currículum vitae, contar con una carta de recomendación es también importante a la hora de obtener un empleo.

En los procesos de selección, cuando los empleadores se enfrentan a la revisión de cientos de currículums vita, aquellos que incluyan cartas de recomendación, sin dudas, se destacarán.

La importancia de la carta de recomendación tiene que ver con que le permite saber a nuestro empleador sobre nuestro desempeño en un contexto real de trabajo.

Más allá de las habilidades que podamos detallar en nuestro currículum vitae, la carta de recomendación es un gran generador de confianza, ya que incluye la palabra de otro empleador que, a través de sus palabras, verifica nuestra experiencia y habilidades, dándole una mayor validez a la información sobre nuestro perfil incluida en el CV.

Por esa razón, las cartas de recomendación no deben subestimarse. El empeño que pongamos en conseguirlas debe ser similar al que ponemos en producir un currículum vitae que nos refleje de manera adecuada.

Ahora bien, muchas personas se preguntan cómo conseguir cartas de recomendación. Es muy frecuente que, a la hora de solicitarle a un ex empleador que nos escriba una carta de recomendación, nos encontremos con la dificultad de que se responda al pedido. Esto tiene que ver, la mayoría de las veces, con cuestiones de agenda.

Te interesará  Esquema: un método para ordenar ideas

Para evitar frustrarnos a la hora de pedir cartas de recomendación, es importante tener en cuenta algunos consejos.

Por un lado, lo más recomendable es evitar esperar hasta último momento para solicitar una carta de recomendación. La situación que tenemos que evitar es la de requerir una carta de recomendación una vez que está abierta una búsqueda que nos interesa y solicita este requisito.

En esta situación, probablemente tendremos prisa porque la búsqueda seguramente tendrá una fecha de cierre y nos sentiremos presionados a conseguir toda la documentación antes de que se termine. Lo más común es que nuestro empleador tenga muchas cosas que hacer a diario y no le dé prioridad a nuestro pedido.

Para evitar enfrentarnos a esta situación, lo ideal es pedir la carta de recomendación con anticipación, sin especificar el destinatario, para poder utilizarla para cualquier búsqueda laboral.

Por otro lado, es importante que le facilitemos a nuestro ex empleador un modelo de carta de recomendación para que le resulte sencillo completarla. Afortunadamente, existen muchos modelos en línea que pueden utilizarse para producir cartas de recomendación en apenas unos minutos. Esto facilitará la tarea y, por lo tanto, tendremos más chances de obtener una respuesta en el corto plazo.