La industria del retail ha hecho de la web uno de sus puntos fuertes. Una gran cantidad de ventas suceden a través de la web y la generación millennial son quienes realizan más compras* a través del comercio electrónico.

Entonces ¿La creación de una tienda en línea significa ventas garantizadas?

Desafortunadamente no, tener un comercio electrónico no te garantiza ventas, a veces incluso podemos sentirnos decepcionados porque nuestra tasa de conversión es muy baja (el número de clientes potenciales que están accediendo a la página con respecto al número de ventas)  porque en el área del retail tendremos que lidiar con competidores que a lo mejor tienen muchos más recursos que los nuestros.

¿Qué podemos hacer para mejorar nuestras ventas?

Hay una serie de estrategias, y todas incluyen una campaña digital dirigida al tipo de clientes al que queremos llegar.

Otra práctica es estudiar el comportamiento del consumidor. Hay varios tipos de consumidores, por ejemplo:

  • Los que sólo vienen a ver la página web
  • Los que visitan 4-5 tiendas en línea antes de hacer una compra,
  • Los que esperan un día en especial como el Buen Fin para hacer sus compras.

Por esta razón, es importante recordar siempre que cuando hablamos de la industria de retail “El cliente es siempre lo más importante”, necesita sentirse cómodo, tranquilo durante el proceso de compra y satisfecho cuando la compra ha terminado, por eso nuestra página web tendrá que estar a la altura de esta tarea.

¿Qué debe tener mi sitio web?

Diseño simple.

No pierdas tiempo, los botones más importantes, como el carrito, deben estar bien visibles. Por lo tanto, dejamos animaciones demasiado complejas, lo que puede hacer más lenta la carga del sitio: el usuario promedio de Internet no le gusta esperar**, y debemos tenerlo en cuenta en cada etapa de la venta.

El uso de un lenguaje específico.

existe un verdadero lenguaje “vendedor” (por ejemplo, “oferta irrepetible”, “oportunidad única”) y también debes aprovechar el factor tiempo (“oferta válida hasta”). De esta manera podemos llamar la atención del usuario y estimular su “urgencia” de compra: a menudo es una necesidad que ni siquiera sabía que tenía (y probablemente no la tiene) pero siente que la tiene después de una primera mirada a nuestro sitio. Pensemos que podemos aprovechar lo que se llama compras de “impulso”: no programadas de antemano, sino realizadas por un usuario que siente que se enfrenta a una oferta ventajosa (que no puede arriesgarse a perder).

Valor adjunto.

recordemos que un usuario a menudo no sólo busca un producto o servicio, busca siempre algo más. Y dado que la industria del retail es tan grande que  probablemente muchos están vendiendo nuestro mismo producto,tenemos que  ofrecer valores adjuntos y asegurarnos de que sea inmediatamente aparente a los ojos del usuario. Por ejemplo, el envío gratuito (este es un factor que muchos clientes aprecian, ya que los costos de envío a veces tienen un fuerte impacto en el costo total de las compras) o incluso un servicio al cliente activo (quizás chat en vivo) por muchas horas, por lo que cada pregunta tiene una respuesta rápida.

El ritmo en la red y en el mundo del retail es frenético y si trabajamos en el comercio en línea tenemos que adaptarnos a este ritmo y estudiar la psicología del típico cliente del comercio: debemos llegar a ser excelentes “vendedores virtuales”, dispuestos a responder, o mejor prever, cualquier solicitud de nuestro cliente potencial.

CASO DE ÉXITO

Uno de ellos es el modelo de negocio reciente aplicado por la plataforma china de comercio electrónico Alibaba. Su fundador Jack Ma ha lanzado una serie de descuentos especiales en productos de comercio electrónico para el día de solteros. El éxito ha sido tal que en las primeras doce horas la plataforma en línea ha generado $ 11,9 mil millones. Alibaba ha explotado así un plan de marketing que alcanzó un objetivo específico. Es en un contexto similar el que entra en juego el análisis del comportamiento del usuario.

¿Te interesó? ¡Compártelo en tus redes!