Muchas veces al iniciar nuestro proyecto de negocio, pensamos en “economizar” en inversión de marketing y publicidad. Esto a la larga puede tener resultados negativos o no tener el éxito esperado.

Hagamos dos ejemplos de negocio:

En el primero un emprendedor abre su taller y tiene una cartelera muy buena de contactos, en los primeros años tiene un buen crecimiento por medio de la promoción que hacen sus amigos y conocidos. Después de un par de años suelen caer sus ventas, llegan autos con equipos más sofisticados y de los cuales no conoce bien cómo funcionan, esto porque no se actualizo y no se promociono como debía.

En cambio, el segundo emprendedor abre su taller y tiene una buena cantidad de clientes, sumado a esto se actualiza constantemente y se acerca con profesionistas que le diseñan una buena imagen de marca y conocen de las herramientas y comunicación más eficiente de acuerdo al segmento que quiere llegar.

¿Qué debemos hacer?

Cuando iniciamos un negocio y no buscamos una asesoría profesional para impulsar a nuestra empresa, solo por ahorrarnos dinero. Podemos tener dificultades para crecer, toparnos con charlatanes que solo nos van a hacer perder dinero, desilusionarnos y hacer de este proceso una mala experiencia.

La mejor forma de iniciar un negocio, en primer lugar es con pasión y mucha entrega, casi 24/7, es importante tener presente que la actualización es necesaria para seguir vivos en el mercado, y de la misma forma nuestra marca necesita crecer con las herramientas actuales más efectivas.

Si como negocio quieres tomar el riesgo, al final de cuentas tú eres el dueño. Si deseas hacer el cambio, es tiempo de hacer las cosas con bases firmes, y si eres una empresa con muchos años, tal vez haga falta un análisis de mercado para encontrar el camino que te llevara al éxito y trascendencia de tu negocio.

[Tweet “Al final de cuentas si tu empresa no vende, no hay negocio. No existe una empresa que viva sólo de likes o aplausos, si no vende no funciona.”]

¿Te interesó? ¡Compártelo en tus redes!