Luego de décadas de trayectoria y una increíble expansión de mercado con diferentes productos, Coca-Cola se atreve a hacer un nuevo cambio en su enfoque publicitario. Ahora presentan New Guy (el nuevo); una campaña disruptiva en el que por primera vez se juntan todas las marcas de la firma.

Apoyándose en su poderoso stoytelling, la marca de las bebidas familiares se abre paso nuevamente a una campaña memorable con un toque humorístico, haciendo un paralelismo singular; la familia de bebidas en una familia humana real.

La historia dentro de la campaña

De una manera ingeniosa, la agencia Majority ha diseñado un típico escenario familiar en el que una de las chicas lleva a su pareja para compartir por primera vez.

En el spot se recrea todo tipo de situaciones jocosas que suelen suceder en dichos casos; ese tipo de escenarios donde hay diversión y amor familiar en medio de conversaciones caóticas, exceso de ruido, chistes por doquier y el desorden que generalmente crean los niños.

Si bien es cierto, los anuncios de Coca-Cola siempre giraban en torno al compartir en familia, en esta ocasión además de la magia del momento, se evidencia un verdadero caos; como en las típicas reuniones de las familias numerosas.

Aprovechándose de la situación, la firma cierra el spot afirmando que son los “orgullosos patrocinadores de lo que más importa”; alegando así que siempre han estado presentes en las reuniones familiares.

El paralelismo de las familias

Lo curioso de este spot, además de la manera de recrear una auténtica reunión familiar con un nuevo integrante, es que el spot no solo muestra a la familia que visita Zach, sino que la firma se ha ocupado de unir sus productos emblemáticos.

Te interesará  MMA Impact México 2023 reunió a más de 500 líderes para hablar de IA, retail media, data, performance y sustentabilidad

Zach visita a la familia de su novia y mientras comparten, disfrutan de la familia de Coca-Cola. Conversaciones sobre la Coca-Cola Zero, un trago emergente de Sprite, una bebida discreta de Fanta, repartir Honest para los más pequeños, y hasta derramar un poco de la Coca-Cola clásica un poco antes de ver el partido.

Lo interesante es que, durante este spot, la integración de cada una de las marcas de la empresa es perfecta. No hay que esforzarse demasiado para demostrar que, sin duda, esta gama de productos forma parte de nuestras rutinas familiares.

Una vez más el gigante de las bebidas no deja una increíble lección publicitaria con este spot.