La matriz de Eisenhower (o caja de Eisenhower) es una manera fácil y, sin embargo, extremadamente efectiva, de averiguar cómo priorizar tus tareas de tal manera que las más importantes no se opaquen con respecto de las tareas urgentes, repentinas e inesperadas. Este método para prioriza y divide las tareas en cuatro cuadrantes muy sencillos atendiendo a cuatro segmentos: Importante, No Importante, Urgente y No Urgente.

¿Te ha pasado alguna vez que tienes muchas tareas pendientes y no sabes por dónde empezar?

Seguro sí, sobre todo si eres una persona que maneja equipos de trabajo o que suele tener proyectos grandes. Claro que sentir que nos falta tiempo no es exclusivo de los profesionales. También puede pasar estando en casa, con las tareas cotidianas del hogar. El punto es que, en cualquier caso, necesitas ser más eficiente.

La priorización adecuada garantiza que los requisitos más críticos se aborden de inmediato en caso de que se agote el tiempo o los recursos. En nuestro día a día, la lista de cosas por hacer o pendientes es muchas veces abrumadora o simplemente imposible de terminar en un solo día, cuando mil tareas de marketing se acumulan y nos preguntamos por dónde empezar, tener un método para diferenciar cuales actividades son las más importantes es de suma importancia.

¿Cómo administrar mi tiempo y priorizar las tareas?

Tareas “importantes” y “urgentes”. 

Tienes que hacerlo ya! Significa que es importante para la consecución de tus objetivos, ya sean personales o empresariales, y además corres un riesgo si no la realizas a tiempo.

Pero cuidado con este cuadrante, no conviene saturarlo, ya que estarás todo el día agobiado haciendo tareas sin parar con la presión que conlleva la urgencia. Las personas que llenan este cuadrante de tareas no tienen tiempo para ellas mismas y están viviendo al límite siempre.

Tareas “importantes” pero “no urgentes”. 

En este cuadrante se encuentran las tareas que sabes que tienes que hacer para alcanzar los objetivos, pero que no son de una alta urgencia sino que puedes realizarlas en los días sucesivos sin problema.

Igual que con el cuadrante anterior, éste también tiene su lado oscuro. Si este cuadrante está lleno de tareas, corres el riesgo de no pasar a la acción y no realizar las tareas importantes que te llevarán al éxito. ¡Que no se te olvide de realizar estas tareas!

Tareas “no importantes” pero “urgentes”. 

Delega. Hacerlo es más importante de lo que mucha gente piensa. Se delega cuando hay tareas urgentes que realizar pero que realmente no te acercarán a los objetivos que te has fijado ya que no son importantes. En estos casos debes de encontrar a la persona adecuada que sepas que va a realizar el trabajo de la mejor manera posible. No significa que como no es importante no debas de realizarla.

Tareas “no importantes” y “no urgentes”.

Estas tareas son las típicas de «algún día tengo que…» que están ahí, que sabes que podrías hacerlas pero que realmente hay tareas más importantes y urgentes que merecen más tu trabajo. Estas tareas pueden convertirse en tareas de diferentes cuadrantes con el paso del tiempo así que vigílalas de vez en cuando.

Matriz Eisenhower – Nivel de priorización de actividades

¿Te interesó? ¡Compártelo en tus redes!