En el proceso de construir una marca, la credibilidad es uno de los factores necesarios para atraer a los clientes y para lograr una relación duradera y beneficiosa con ellos.

Desde el punto de vista del marketing, la compra repetitiva de un producto por parte del mismo cliente es una señal clara de lealtad y confianza, pero también lo son las recomendaciones ya que las estadísticas indican que los consumidores solo recomiendan aquellos productos en los que confían plenamente.

Las empresas han demostrado que tener una influencia real en la vida diaria de las personas es un punto de partida para lograr este tipo de relación y, para esto, es necesario que las marcas cuenten una historia que defina su identidad, qué hacen, y por qué lo hacen, ya que esto les ayudará a crear vínculos de mayor profundidad con su público meta.

La importancia de crear una relación duradera con los clientes

La relación entre la marca y el cliente es tan importante como lo es una amistad o un matrimonio y la clave principal para que estas se mantengan en el tiempo es la confianza. Con el paso de los años, y gracias al impacto de las plataformas digitales, las empresas han entendido la importancia de crear contenido de valor que fidelice a los clientes sin necesariamente forzar la venta.

Te interesará  [e-Book GRATUITO] Factores de éxito en el modelo de consumo colaborativo

El producto o servicio puede ser de excelente calidad pero si la percepción que tiene el cliente de la marca no es positiva, la probabilidad de que ebusque otras opciones en el mercado se incrementa.

Las casas de apuestas como Codere casa de apuestas online, las compañías de e-commerce, y los fabricantes de productos para niños son algunos ejemplos de empresas que se benefician profundamente de promover una imagen de confianza hacia sus consumidores.

Para las casas de apuestas, la transparencia es fundamental para que un cliente decida exponer su dinero a juegos de azar que se asumen justos y aleatorios. Para las e-commerce, la ausencia de la presencia física incrementa la incertidumbre al momento de realizar una compra y obliga a los comercios en línea a promover la confianza y la credibilidad.

Finalmente, para los fabricantes de productos infantiles, el mercado meta es bastante delicado y esto resulta en decisiones de compra altamente motivadas por la confianza que transmite la marca. Descubrir y compartir el propósito de la marca es una de las claves para crear un vínculo con los clientes y esto se trata de transmitir valores que trasciendan el propósito comercial del negocio.

Te interesará  La vida de un marketer, en gifs.

Crear una conexión emocional es también parte de este proceso, por lo que es necesario definir las características del cliente ideal (también conocido como el buyer persona), para así entender sus problemas, necesidades, preferencias, e intereses. Al definir estas características, resultará más sencillo crear contenidos originales dirigidos a ellos que los atraigan y respondan a sus preguntas más frecuentes.

Herramientas para promover la confianza en una marca

Convierte tu marca en un referente: Un alto porcentaje de consumidores buscan recomendaciones y opiniones antes de hacer una compra, generalmente de las personas más cercanas a ellos como son sus amigos, familiares, e incluso de los influencers que siguen en las redes, quienes muchas veces se han convertido en las primeras fuentes de consulta. Por esta razón, gozar de una percepción positiva de todo aquel que interactúa con la marca tiene un poderoso efecto multiplicador en la labor de posicionar la marca como una confiable.

Ofrece atención de calidad: Los canales digitales pueden ser aprovechados para mantenerse siempre en comunicación con los consumidores. Se debe invertir en un equipo que se dedique a esto de forma continua y también es importante establecer ciertos parámetros para las interacciones que busquen proteger la credibilidad y reputación del negocio. El objetivo de estas interacciones es aclarar dudas, responder a reclamos, y obtener feedback directo.

Utiliza herramientas educativas: La educación de los clientes en relación a las necesidades que quieren cubrirse con el producto o servicio es fundamental para que se entiendan todos los beneficios, aplicaciones, y soluciones que este brinda al consumidor.

Supera las expectativas: La marca debe cumplir con lo que promete a sus clientes e incluso superar sus expectativas en cuanto a calidad, atención, servicio, beneficios, y soluciones.

La disposición a transformarse: Las necesidades, gustos, y preferencias de los clientes evolucionan con el tiempo y las marcas más fuertes han aprendido a responder rápidamente a estos cambios o incluso a anticiparse a ellos. Esto trae consigo la prolongación de la relación cliente-marca y se traduce en ventas estables a lo largo de amplios períodos.

Para finalizar El tipo de sector, producto, servicio, y cliente determinará en última instancia el perfil de una marca y las estrategias que deben implementarse para ser efectivos en construir una relación estrecha con el cliente final.

Ya sea que convenga crear contenido visual atractivo o informativo y de carácter institucional, el objetivo de la marca y de las estrategias de desarrollo y promoción de la misma siempre deberá centrarse en construir de forma progresiva mayores niveles de confianza de parte del consumidor.