Cuando realizas un evento, éste no sólo se reduce a estar dirigido o disponible para los asistentes, sino que gracias a la tecnología su contenido y experiencia puede ir más allá para aquellos que no pudieron presentarse o bien, para cautivar nuevas audiencias.

Me atrevería a decir que SnapChat vino a revolucionar la difusión del contenido en vivo por los breves snippets (piezas cortas) que puedes compartir con tus followers, dando pie a otros upgrades en las plataformas de redes sociales cómo Stories para Instagram, con el que puedes añadir desde imágenes y video hasta Boomerangs que quedan disponibles por 24hrs o bien Facebook live, donde las transmisiones en vivo no tienen límites, con una cámara, un celular y WiFi estarás conectado a tu audiencia. Entonces ¿dónde queda la tradicional cobertura en vivo?

No negaré que las opciones que ofrecen las redes sociales son muy atractivas, pero el implementar esta conocida estrategia para alcance y awareness de tu marca te permitirá evidenciar los sucesos, contenidos y respuesta de los asistentes, dejando una impresión muy positiva acerca de tu marca.

Esta estrategia es muy popular entre conferencias, seminarios y charlas, pero no debe limitarse a éstos, pues es seguro que aún en eventos muy pequeños se generan contenidos que serán de interés para tus seguidores, pues podrán realizar consultas y llevarse consigo el aprendizaje para aprovecharlo aunque no haya sido en tiempo y forma.

Cuando se trata de una cobertura en vivo, hay que tomar en cuenta las siguientes claves:

  1. Definir un plan: desde quiénes son los responsables, hasta los tipos de contenido que se publicarán, i.e. quotes, fotografías, mini videos, etc.
  2. Un equipo dedicado al evento: es recomendable que dos (o más) personas se presenten y se dividan las responsabilidades, además de asegurarse de que cuentan con el equipo indispensable: cámara, batería, WiFi, laptop, etc.
  3. Anunciarlo en redes sociales: ya sea que se comparta en un post, se cambien los covers de los perfiles o directamente se inicie la cobertura, será importante anunciar que está sucediendo en tu perfil de Facebook, Instagram , Twitter, etc.
  4. Definir un hashtag: no esperes al último momento y tampoco lo delegues a los responsables de la cobertura, es importante que sea corto y fácil de recordar.
  5. Fotos y más fotos: aunque no se ocupen todas para la cobertura, no está de más tener una biblioteca con todos los eventos pues pueden ser de utilidad para el futuro.
  6. Community management: define la dinámica para resolver dudas, es decir, es muy positivo responder en vivo, pero tal vez se requiera de un experto en la materia, por lo que podrían responder más tarde haciendo mención de la persona que envió la pregunta

Con esto en mente, será de gran relevancia para tu marca aprovechar y difundir el contenido emitido en el evento, narrar la historia durante su realización y empatarla con los objetivos que has trazado. Verás cómo tu audiencia se engancha contigo, siendo motivo suficiente para repetir el evento.

¿Te interesó? ¡Compártelo en tus redes!