El entorno laboral se encuentra frente a una oleada de cambios importantes para algunas profesiones. Aquellas donde es más relevante el ingenio y la creatividad antes que el contacto físico, están migrando con rapidez a entornos digitales con modalidad remota. Frente a este hecho, la necesidad de contar con herramientas para gestionar proyectos a distancia se vuelve indispensable.

Tarde o temprano terminarás haciéndote con servicios de terceros y tendrás que organizar flujos de trabajo que se mantengan limpios y controlables desde donde estés. En ese sentido, softwares como Asana ganan relevancia en el mercado.

¿Quieres aprender de qué se trata y cómo sacarle provecho en tu negocio?

¡Lee hasta el final!

Calificación de Asana
10
  • Funcionalidad
  • Facilidad de uso
  • Relación costo - beneficio
Sending
Califícalo
( votes)

¿Cómo funciona Asana?

Asana es un programa que permite entrar a un espacio de trabajo personalizable en una nube. En estos espacios, cualquier equipo de trabajo puede hacer uso de tableros y tarjetas que permiten el planteamiento de asignaciones y monitoreo del desarrollo de las mismas.

Básicamente usa el mismo sistema de tarjetas que aplican en las plantas manufactureras, donde según el color de la tarjeta y su ubicación en el tablero maestro se refleja el estatus de determinada actividad.

Bajo esta premisa, este software te permite distribuir una misma información a cada persona del equipo; de hecho, puedes crear tableros para cada miembro o proyecto y las tarjetas serán apreciadas y/o manipuladas solo por los involucrados.

De esta manera, visualizarás en todo momento qué es lo que se ha completado, en qué están trabajando y qué es lo próximo a desarrollar.

Comparte datos, archivos, comentarios

Algo interesante sobre este tipo de softwares es que no solo consta de un espacio para delegar asignaciones, sino que cada tarjeta, en cada lista, dentro de cada tablero, cuenta con una variedad de funciones que favorecen enormemente la productividad.

Entre estas, encontrarás que es posible adjuntar los archivos en los que se está trabajando. Por ejemplo, si hablamos de una serie de piezas gráficas asignadas a un diseñador y un copywriter, entonces dentro de la tarjeta, ambos pueden adjuntar los archivos correspondientes y todos manejarían la misma información a tiempo real.

De esa manera, en caso de alguna demora, con solo un vistazo al tablero, sabrías dónde está el “cuello de botella”.

Además, en cada tarjeta puedes agregar elementos como

  • Etiquetas
  • Fecha de entrega
  • Responsable de la actividad
  • Descripción
  • Imagen/Instructivo
  • Enlaces a fuentes relevantes
  • Otros

Sin mencionar que cuenta con un sistema de comentarios con los que se puede conversar o destacar algún punto relacionado al desarrollo de la actividad.

¿Es fácil de usar?

Tanto su versión navegador, como su app móvil, son de uso práctico e intuitivo. Sus colores y diseño hacen que la experiencia sea amigable y exista cierta fluidez en el uso de la plataforma. Además, es bastante ligera considerando la variedad de funciones que implica.

Registrarse solo tomará unos minutos para indicar tu email y algunos datos de identificación tanto tuyos como del proyecto. En primera instancia tendrás acceso a una cuenta gratuita, que de hecho es bastante efectiva para autónomos y algunas Pymes. Sin embargo, algunas funciones avanzadas como la activación del Diagrama de Gantt para la planificación, están a partir de los planes de pago.

Estas membresías encuentran a partir de los $10.99 por usuario si se facturan anualmente y $13.49 si el pago es mes tras mes.

Sin duda, Asana es de esas aplicaciones que te darán acceso a funciones de productividad que pocos programas pueden ofrecer. La gestión de la información, actividades, flujos de trabajo y demás, es indispensable para el tipo de relaciones comerciales que se están construyendo en nuestra era. ¿No te parece?