¿Necesitas una nueva vista para tus gráficos? ¿Te hace falta una manera más simple de graficar la frecuencia de eventos? ¡Necesitas conocer el polígono de frecuencias! Uno de los gráficos con mayor uso en el área financiera y también en marketing.

Esta es una increíble solución para optimizar la apreciación de los datos en determinado caso de estudio. Bien sabemos que la analítica depende de la manera en cómo se puedan percibir los datos recolectados y que este repercute en las decisiones de la directiva.

Por ello un gráfico de este estilo se vuelve el aliado ideal para simplificar las vistas y ser más objetivos.

¿Qué es el polígono de frecuencias?

En estadísticas, el polígono de frecuencias es una solución de visualización para el estudio del histograma. Ocasionalmente, la percepción de las barras no es suficientemente clara como para entender diferencias en las frecuencias estudiadas, y para algunas decisiones, es indispensable observar mejor.

Por ello, a partir del histograma se traza una secuencia de líneas rectas que recogen los datos ya graficados y que luego permiten prescindir de las barras, dejando una figura formada por las líneas.

Estas líneas resultantes son en sí el polígono, que, de hecho, es mucho más simple a la hora de analizar.

¿Cómo convierto el histograma en un polígono de frecuencia?

Es necesario aclarar que el polígono de frecuencia se grafica después de obtener el histograma. Antes podría generar algunos errores, así que asegúrate de ir por lo seguro.

Una vez que tengas tu histograma, sigue los siguientes pasos para crear tu polígono.

Te interesará  Aerolíneas Mexicanas y su trabajo en Facebook
  • Traza una línea recta desde el punto cero del plano hasta el centro del borde superior de la primera barra del histograma.
  • Luego una nueva línea recta desde ese punto hasta el centro del borde superior de la siguiente barra.
  • Repite trazando en cada barra hasta cubrir el histograma.
  • Finalmente, traza una línea desde el último punto hasta el cero del eje Y en un punto consecutivo a la última barra. Esto para cerrar el polígono.

Al tener el polígono graficado puedes prescindir de las barras y como consecuencia tendrás una nueva gráfica que refleja en un área delimitada y más simple, la información a estudiar.

El polígono de frecuencia en marketing

Como analista de marketing, puedes necesitar el polígono de frecuencia en reiteradas ocasiones. Cada estudio puede requerir un histograma, y allí es perfecto el uso del polígono.

No obstante, existen algunos casos donde se deben contrastar dos o más análisis u objetos de estudio. Por ejemplo, el comportamiento de la audiencia en dos períodos de tiempo completamente distintos.

Superponer dos histogramas es una tarea bastante compleja, pero hacerlo con polígonos es mucho más eficiente. Bien puedes recurrir a asignar un color a las líneas del polígono, o pintar el área ocupada por el mismo. En cualquiera de los casos, la apreciación es mucho más limpia.

El desarrollo del polígono es solo un paso extra que te puede ayudar a entender mejor los casos de estudio, pero una vez que hagas tus primeras superposiciones de datos, no querrás dejarlo de lado. ¡Será un gran aliado!