factoraje online factoraje online

Cómo miles de empresas se están beneficiando del factoraje online

Si en pleno 2022 no sabes qué es una línea de factoraje o cómo obtener una para tu PYME, necesitas leer esta nota.

Cada día, más empresas de todos los tamaños se suman a esta modalidad de financiamiento para obtener liquidez y avanzar en su planificación financiera. Que tu modelo de negocio implique una línea crediticia para tus clientes no significa que debas esperar hasta el final para obtener los beneficios de la venta.

¿Te parece fuera de lo común? Tal vez en el pasado, pero ahora, gracias al factoraje online puedes anticipar liquidez.

¿Cómo funciona el factoraje online?

El factoraje online es un modelo de financiamiento bastante disruptivo que ha ido ganando relevancia dentro del mercado en los últimos años. Consiste en la compra de facturas por parte de una entidad financiera como un banco o una fintech.

Esta entidad evalúa las facturas de tus clientes, es decir, las ventas a plazo fijo o las cuentas por cobrar que tengas dentro de tu empresa. De acuerdo a las circunstancias, podrías traspasar esas cuentas por cobrar a la entidad y esta te otorga una liquidez inmediata de hasta un 90% del monto total de la factura.

Una vez completado el proceso, la entidad financiera se encarga de cobrar al cliente en el plazo acordado desde el principio y obtiene el porcentaje diferencial como un margen de ganancias.

¿De qué sirve el factoraje si voy a perder dinero?

El porcentaje por el que la empresa de factoraje online o factoring destina para la compra de tus facturas es variable. Por lo general oscila entre el 80% y el 90% del monto del crédito, así que es común preguntarse cuál es el sentido de usar ese método sabiendo la merma en los ingresos.

Te interesará  Cómo realizar la investigación de campo

La respuesta es simple, una línea de factoraje permite que tu negocio adquiera liquidez inmediata, razón por la cual es viable reutilizar los fondos, ampliar el volumen de negocio, o, dicho de otra manera, ser más creativo financieramente hablando.

No necesitas esperar a que el cliente pague hasta el último dólar para reponer stock, sufrir con el salario de tus trabajadores ni patalear para sostener los costes logísticos. Incluso con la disminución del monto total de la venta, es un recurso valioso considerando el flujo de capital y la aceleración en el proceso de crecimiento de los negocios.

Si quieres conocer más acerca del factoraje. Te recomendamos esta nota.

¿Cómo obtener una línea de factoraje?

Lo más interesante del asunto es que una línea de factoraje es mucho más sencilla de adquirir que un crédito bancario convencional. Si bien es cierto que el banco puede funcionar como entidad de factoraje, también existen otras empresas que ofrecen el servicio como Facturedo u otras.

Una vez que elijas la entidad a la que deseas venderle tus facturas de cuentas por cobrar, solo debes suministrar algunos documentos legales para el registro o la asociación. Estos por supuesto implican las copias que certifican en registro legal de la empresa y los soportes de la actividad económica, además de, por supuesto, ser un negocio que funciona con ventas a crédito.

Cuando sea aprobada la asociación con el sistema de factoraje, solo requieres indicar qué facturas deseas vender y en menos de 48 horas, ya tendrás a tu disposición el capital acordado.

Pero la mejor parte es que todo el proceso se puede hacer desde internet, así que no tienes que preocuparte por la burocracia habitual en las entidades financieras tradicionales.

Te interesará  Consejos para no perder el control en atención al cliente

¿Estás listo para explorar esta modalidad de financiamiento?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *