El e-commerce se vuelve más importante con cada año que transcurre, pasando de ser un canal de ventas que apenas unas cuantas personas utilizaban hasta hace un par de décadas, a una de las formas de comprar y vender más populares de todo el planeta, brindándole la posibilidad de generar ingresos prácticamente a cualquiera.

Esto no sucedió de la noche a la mañana, sino que se trata de una evolución paulatina marcada principalmente por el desarrollo de herramientas tecnológicas (y de comunicación) que optimizan y agilizan este proceso de ventas. Aunque estas puedan ir desde las redes sociales hasta el uso de chatbots que brindan asistencia las 24 horas, la realidad es que hay una que sería responsable de la mayor parte de los cambios que veremos en el e-commerce de cara a la próxima década: la realidad aumentada.

¿Qué es la realidad aumentada?

La Realidad Aumentada, o AR como se le conoce mundialmente, es como se ha posicionado un grupo de innovaciones tecnológicas que ayudan a que las personas, mediante sus teléfonos inteligentes y dispositivos móviles, a adaptar información virtual al mundo que ven a través de sus cámaras, creando una realidad híbrida en el que pueden verse cosas que realmente no están allí.

Se trata de una forma de tecnología que ha existido desde hace varios años, y que ha logrado calar exitosamente en todo tipo de mercados, desde el entretenimiento, hasta la medicina y la protección civil. Sin embargo, en los últimos años encontró un nuevo hogar cuando comenzó a posicionarse en el e-commerce como una herramienta para mejorar la experiencia de los consumidores.

AR en el comercio electrónico

Gracias a que mediante esta tecnología es posible visualizar cosas que realmente no están presentes en el mundo real, una marca o empresa puede proveer la posibilidad de que el cliente pruebe cómo luciría un producto en un espacio determinado, ya sea en su hogar, una oficina, un local comercial, entre muchos otros.

De esta manera el consumidor no solo se ahorra el viaje a la tienda, sino que además puede olvidarse de tomar medidas, pensar en combinaciones de estilo y colores, u otras características similares. Con esta tecnología simplemente tendrá que levantar su Smartphone, ver el mundo a través de la cámara y probar si la compra del producto puede valer la pena.

Pero estas herramientas no solo optimizan la experiencia de compra sectores como el de la mueblería o bienes raíces, sino que también pueden ayudar al consumidor a probarse productos como el maquillaje o prendas de vestir. El mismo no solo facilita la toma de decisiones, sino que incluso puede funcionar de forma recreativa, aumentando la relación entre cliente y marca.

AR y la experiencia del consumidor

Esta herramienta no solo incrementa la comodidad de todas las partes involucradas, sino que está demostrado que incrementa exponencialmente la confianza del cliente gracias a que no solo lo ayuda a optimizar la toma de decisiones de compra, sino que además lo involucra en este proceso de una forma similar a la que lo haría el retail tradicional.

Al hablar sobre la realidad aumentada, ejemplos destacados pueden incluir al de la mueblería sueca Ikea, que permite que los consumidores puedan visualizar como luciría un mueble en un espacio determinado (incluso tomando en cuenta tamaños reales); el de la cadena de cosméticos Sephora, que lanzó una app que permite que los consumidores prueben distintos tipos de maquillaje; y Tap Painter, cuya app de RA simplifica la decoración del hogar al darle la posibilidad a los usuarios de visualizar distintos colores de pintura para sus paredes.

Adaptar la AR a una tienda virtual

Es por todas estas razones que una marca o empresa que realmente quiera aprovechar las herramientas que provee la digitalización del comercio, así como superar a los competidores que se desenvuelven en el mismo sector, debe comenzar a adaptar tecnologías como la realidad aumentada al momento de ofrecer una experiencia de compra virtual.

Al momento de determinar qué plataforma utilizar para crear una tienda online, debe tomarse en cuenta toda una serie de servicios que la misma debe proveer, pero más que nada es importante considerar cómo se adaptan estos al surgimiento de las nuevas tecnologías. Trabajar de la mano de una empresa que provea herramientas para la inclusión de AR o similares en una tienda online, puede ser mucho más rentable que hacerlo con sus competidores.

Si bien es cierto que puede tratarse de una tecnología completamente desconocida para muchos, la realidad es que poco a poco comienza a posicionarse como una de las mejores aliadas para quienes deseen vender a través de internet, por lo que no solo debe ser tomada en cuenta, sino que además debe ser estudiada en profundidad si realmente se quiere subvertir las expectativas de los consumidores.

¿Te interesó? ¡Compártelo en tus redes!