Con el libre flujo de información en Internet, la protección de datos en línea se ha convertido en una preocupación importante. La cantidad de datos personales que compartimos y manejamos en línea es cada vez mayor. Ya sea a través de las redes sociales, las compras en línea o el registro en sitios web.

Siempre se requiere que protejamos nuestra privacidad y la de nuestros usuarios en el ciberespacio. La educación y la sensibilización son esenciales. Comprender las amenazas cibernéticas y cómo proteger los datos en línea es fundamental para mantener la privacidad y la seguridad en el mundo digital.

Con sólidas prácticas de seguridad y cumplimiento de las regulaciones para dichos datos, se puede disfrutar de los beneficios de la tecnología en línea sin revelar tu información personal o empresarial.

 

Regulaciones de privacidad

Actualmente las reglas de privacidad en línea son cada vez más estrictas. Las empresas que recopilan o procesan datos personales deben cumplir con una serie de leyes y regulaciones para proteger la privacidad del consumidor.

 Estas regulaciones de privacidad en línea varían de un país a otro. Sin embargo, para cumplir con la mayoría de las regulaciones, las empresas deben seguir algunos principios básicos. De forma colectiva e individual.

  • Conocimiento de las regulaciones de la región
  • Recopilar datos de forma transparente
  • Consentimiento
  • Acceso a la información y su eliminación
  • Responder a dudas de usuarios

 

Mejores prácticas para la seguridad de datos

Ya sea que los datos provengan de una entidad o de un particular, su protección es igual de importante. Al igual que las prácticas de protección de datos que se enseñan y se utilizan en la realidad, también hay en el entorno digital.

Te interesará  3 Reglas para crear una infografía de alto impacto

Estas han ido evolucionando y mejorando con el tiempo. De hecho, la mayoría de los sitios webs legítimos poseen sus propias prácticas y métodos para proteger la información.

Contraseñas fuertes y únicas

Por muy básico que suene, es un pilar de la protección de datos en línea. Cuando hablamos de una contraseña fuerte hablamos de una que debe incluir una combinación de letras mayúsculas y minúsculas, números y caracteres especiales.

Además, evita el uso de contraseñas obvias, como «123456» ya que son fácilmente reconocibles para los hackers. Utiliza contraseñas diferentes para diferentes cuentas y así evitar que un solo error de seguridad ponga en riesgo todas tus cuentas.

Autenticación de factores

Es uno de los métodos más novedosos, ya que utiliza información fenotípica para validar tu identidad. Esto añade una capa adicional de seguridad al requerir no solo una contraseña, sino también un código o una confirmación adicional a través de un dispositivo o una aplicación móvil.

Si alguien intenta acceder a tu cuenta sin tu conocimiento, la AMF proporciona una barrera adicional.

Camino hacia la regularización completa

Si bien la seguridad en línea ha sido un tema frecuente en los últimos años, no significa que todos la cumplan. Del 60% de empresas que tienen una estrategia de protección, sólo el 30% la tienen completamente implementada y en cumplimiento de las regulaciones.