Para las nuevas generaciones es muy difícil imaginar la vida sin internet, sin teléfonos inteligentes, sin transacciones y compras en línea, pero toda esta revolución tecnológica tiene relativamente poco tiempo. 

Varias son las historias que existen sobre la supuesta primera compra online realizada en el mundo.

Sin embargo y de acuerdo con los parámetros requeridos para llevar a cabo una transacción de este tipo, se registró que ésta se llevó a cabo hace 25 años, un 11 de agosto de 1994. Dan Konh, de 21 años, dirigía el sitio web Netmarket desde Nashua, Nuevo Hampshire, medio por el que logró vender un CD del álbum Ten Summoner´s Tales del cantante inglés Sting a su amigo Phil Brandenberger, quien se encontraba en su trabajo en Filadelfia[1].

Esta compra tuvo un valor de $12.48 dólares más los gastos de envío y se realizó de forma segura con una tarjeta de crédito, protegida por una encriptación PGP, que significa “Privacidad Bastante Buena” o “Pretty Good Privacy” por sus siglas en inglés. El hecho tuvo tal relevancia que el New York Times publicó una nota titulada “Atención compradores, el Internet está abierto”. 

Al igual que con esta primera compra online hace 25 años, la seguridad es el parámetro más importante que cualquier consumidor busca al momento de gestionar una operación, siendo sin duda el valor agregado más importante para PayPal como método de pago, evolucionando con la misma rapidez que el crecimiento del comercio electrónico.

Según datos de Statista, en 2019, se espera que 155.5 millones de personas en América Latina compren bienes y servicios en línea, un aumento dramático de 126.8 millones en 2016.

¿Te interesó? ¡Compártelo en tus redes!