Cuando somos capaces de entender los números romanos del 1 al 100, tenemos las bases para desenvolvernos en todo este sistema numérico. Aunque al principio puede parecer complejo, en realidad sigue un patrón de letras que se repite con ligeras variaciones después del primer centenar.

En este artículo veremos todo lo que necesitas para comenzar a utilizar e interpretar este sistema correctamente. ¿Estás listo?

¿En qué se basa el sistema de números romanos?

El sistema de números romanos del 1 al 100 se basa en una representación de los números a través del uso de letras específicas. A un conjunto de consonantes se les asigna un valor único y dependiendo de cómo se agrupen dos o más de estas, representarán un número específico o cifras completas.

Este sistema parte del número 01 representado por una “i” en mayúscula, y a partir de allí, se comienzan a generar grupos de caracteres.

Para hacerlo más simple, podemos revisar la siguiente tabla.

  • I = 1
  • V = 5
  • X = 10
  • L = 50
  • C = 100
  • D = 500
  • M = 1000

Reglas fundamentales del sistema de números romanos

Ahora bien, no solo se trata de leer los caracteres principales, sino de aprender a combinarlos para representar las cifras que necesitamos. Por lo tanto, es fundamental aprender las reglas básicas de los números romanos.

En primer lugar, tenemos los grupos de máximo tres caracteres iguales que aplica para el 01 y los múltiplos de 10. Por ejemplo: III, XXX, CCC, MMM. En estos casos, se representa tres veces el valor de la letra principal; es decir, 3, 30, 300, 3000.

Cuando la letra aparece solo dos veces, solo duplicamos el valor de la letra para dar con el número. Por ejemplo, XX es 20.

Te interesará  Descubre el estilo aesthetic: el arte de crear looks sofisticados y minimalistas

Como segunda regla fundamental, tenemos que cuando tenemos dos letras consecutivas y la de la izquierda es menor a la de la derecha, esta le resta su valor. Por ejemplo, XL, donde 10 es menor que 50, entonces equivale a 50 – 10 = 40. Así mismo, cuando parece IV o XC, que serían 04 y 90, respectivamente.

De esta manera, en los números romanos del 1 al 100 se cubren todos los casos de representación numérica, ya sea agrupando de tres, sumando el símbolo de la izquierda o restando los símbolos de la derecha.

Principales usos de los números romanos

Ahora que entiendes cómo funcionan los números romanos y sabes manejar la agrupación, suma y resta de valores para representar una cifra, lo único que debes hacer es repetir el ciclo desde el 101 al 200; es decir del CI al CC.

Así mismo, completar la lista hasta el D y posteriormente usar el mismo principio hasta llegar al M. Como podrás notar, todo se trata de un ciclo básico que se va repitiendo hacia el infinito mientras agregamos un carácter nuevo en cada ciclo.

Este sistema es perfecto para el manejo de horas, la escritura de artículos legislativos, definición del linaje de la realeza, entre otros como la escritura de los siglos.