Buenas Tardes Colegas:

Es este post, daré mi opinión personal sobre el neuromarketing, tema que siempre ha tenido ‘influencia’ en nuestra carrera y que en estos últimos años se ha propagado más de lo debido; si bien al decir neuromarketing podría pensarse de una situación difícil, atareada o complicada; la verdad no es nada de eso, es una cuestión innata de nuestro comportamiento tanto como tomar agua, consumir alimentos, ir al baño, etc.

En lo personal, el neuromarketing parece ser un controlador de decisiones o de consumidores, esto con el fin de que compre un producto/servicio o que al pensar en adquirir alguno de los antes mencionados ya sepa cual elegir, porque la marca que presento el ‘spot’ utilizó neuromarketing o neurospot para lavarles el ‘coco’ a todo quien lo vea y así posicionare en un mercado cautivo.

Ejemplo de lo anteriormente dicho, es cuando los ‘profesionales neuro’ analizan a la forma en que ‘miran’ las personas, utilizando el eyetrackers: fijando puntos de importancia, definiendo colores, analizando la mente una y otra vez hasta llegar al final, donde “encuentran” la manera de conectar al cliente con el producto.

Me encanta el hecho de poder hacer una buena estrategia: bien definida y efectiva, donde se muestre el crecimiento de mi participación del mercado; pero de ahí a llegar y tratar de ‘Lavar Mentes’… me hace sentir nada ético. Existen personas que están a favor, abogando y defendiendo esto con fundamentos; muchas a las que conozco tienen ética y no ofrecen el servicio a antros, bares, grupos de narco corridos o productos ‘patito’.

Pasando a otro punto… existen compañías que han trabajado y se han esforzado para mantener unos lineamientos de venta y de servicio al cliente maravillosos, esto lo podemos observar en nuestro vecino país (USA), donde por ejemplo: “Si compras una laptop y a la semana sufre un desperfecto y no tienes el ticket de compra a la mano para reclamar la garantía igual te la reciben, la checan o te dan una nueva en el caso que estuviera dañada; esto sin hacer mucho cuestionamiento al cliente”. Y es así como me voy posicionando en la mente de mi cliente, simplemente por el hecho de ‘entender su situación’.

Para concluir y en mi humilde opinión, hay mucho que podemos aprender y aplicar con las técnicas actuales del marketing tradicional, ejemplo de esto son las técnicas de neurolingüística que podrían utilizarse para construir o realizar un buen branding.

Esperando sus opiniones, me despido con esta una super-frase: “Un Mercadólogo nunca tiene una mente cerrada”

P.D: No lo olvides… seguidnos en Facebook y Twitter 🙂

¿Te interesó? ¡Compártelo en tus redes!