En la era post pandémica hemos visto una verdadera transformación del mundo; consumidores, fabricantes, servidores, en fin, del mercado global. Esta variación ha hecho que diversas industrias bajaran algunos puntos, mientras que otras parecen mantenerse pese a los cambios.

Desde algunos puntos de vista, se dice que muchas empresas han perdido el toque y ha llegado una era difícil para los negocios. El panorama comercial se ha vuelto complejo y los ingresos han bajado para millones de compañías en el mundo. Sin embargo, las marcas de lujo siguen manteniendo su posición a pesar de las variantes.

Evidentemente, la lista de marcas exóticas ha sufrido el impacto de esta transformación, pero de alguna manera, el mismo grupo de empresas sigue predominando en la élite corporativa.

Sin duda alguna, estas marcas son el ejemplo perfecto de lo que puede lograr un marketing bien aplicado y debería ser el sueño de cualquier empresario.

¿Qué sectores cuentan con marcas de lujo?

Ciertamente, cualquier negocio puede escalarse al punto de llegar a ser una de las marcas más reconocidas en su sector. Como muestra de ello, puedes ver que entre las mejores marcas de lujo hay desde ropa, accesorios, joyería, hasta automóviles.

Al analizarlo de cerca, salta a la vista uno de los detalles más importantes de este punto.

Si te dijera que pensaras en una buena marca de relojes, seguro tendrías un quinteto de empresas en la mente. Pero si agrego la palabra “lujo”, es un hecho que pensarás en un Rolex. ¿Por qué?

Si nos concentramos en lo principal, un reloj es solo para que puedas ver la hora ¿Cierto? Pero de alguna manera, ese pequeño accesorio podría venderse por el mismo precio que costaría un automóvil en algunos países de Suramérica.

Te interesará  La importancia del servicio al cliente en redes sociales

¿Qué hace que un Rolex sea tan valioso?

Principalmente, se trata de un diseño que mantiene una estructura clásica pero cuenta con dos factores diferenciadores:

  • La calidad de sus partes y funciones
  • Lo que representa

La apuesta de este tipo de empresas está en transmitir un estatus de superioridad; otra categoría, otro estilo de vida. De hecho, quien tenga uno de estos relojes, seguramente no tendrá las mismas preocupaciones que un emprendedor promedio. Incluso estoy seguro de que no vacacionan en los mismos lugares.

Sobre estos dos elementos, las marcas de lujo se encargan de proyectar al mundo el poder adquisitivo de una parte de la población. Y a pesar de que sería un honor contar con algunas de estas piezas, es un hecho que el marketing está apuntando directamente al ego del consumidor.

Más que una necesidad, un poco de vanidad

Ser consumidor de las mejores marcas de lujo es un privilegio que siempre ha sido criticado por quienes no pueden acceder a ello. Si somos honestos, tener un Porsche va más allá de la necesidad de un vehículo para ir a la oficina de trabajo.

Si en tu cochera tienes uno de estos autos, seguramente te sentirás una de las personas más afortunadas del mundo. Y este es, precisamente, el elemento que hace más fuertes a este tipo de marcas.

Te interesará  Investigación de mercados en la era digital

El deseo se avanzar y subir es estilo de vida de cada ser humano, encuentra buenos descansos en contar con un inventario de marcas reconocidas. Quien en principio plantee que no son de su agrado, es porque inconscientemente rechaza la posibilidad de estar en una mejor posición.

¡Sí! Es un poco de vanidad, pero desde la perspectiva correcta, es el trofeo por haber conquistado grandes metas. Evalúa quien viste Gucci, Louis Vuitton o Chanel; notarás que estas personas cuentan con estilo de vida que otros sólo pueden soñar. La marca no es en sí el propósito, sino parte del premio.

En este sentido, las marcas de lujo polarizan la realidad. Es decir, a pesar de que

  • La crisis mundial golpeó duramente los mercados.
  • El avance a la automatización ha desplazado gran parte de la población de sus sectores productivos.
  • La pobreza no desaparece.
  • El mercado es más competitivo y difícil de escalar.

Estas marcas siguen siendo referencia de lo mejor. Hay quienes mantienen su inventario de lujo y además están quienes apenas se están adentrando en el sector. Algo contradictorio ¿Cierto?

Algunos lo llaman inconsciencia, pero estarás de acuerdo conmigo que la evolución personal es el camino más adecuado para inspirar el desarrollo de otros.

¿Cuáles son las marcas más lujosas del mundo?

No es de sorprendernos que exista un grupo cerrado de marcas que se han apoderado de esta parte del mercado. Millonarios, celebridades, empresarios y similares se han hecho con un catálogo de marcas exclusivas que representan el estilo de vida que han alcanzado.

Te interesará  El contenido es clave para el SEO

Por supuesto, si lo planteamos en orden decreciente, llegaríamos a puntos intermedios con marcas que oscilan entre lo lujoso y lo de alta calidad. Sin embargo, al enfocarnos en las mejores 10; ya sea por capitalización o solidez dentro del mercado, tenemos la siguiente lista:

Las estadísticas presentan que en los últimos dos años, incluso esta sección del mercado ha sufrido una merma de 9% en ingresos. Mientras otros sectores se han desmoronado por completo, las marcas de lujo apenas han visto un pequeño movimiento en contra.

Sin embargo, es necesario recordar que las perdidas porcentuales tienden a ser más dolorosas cuando se trata de escalas más grandes. Perder el 9% en un año no es nada si tu facturación es promedio, pero cuando hablamos de millones de dólares, ese porcentaje pesa un poco más.

Aun así, no hay indicios de que el sector luxury vaya a caer en los próximos meses. De hecho, es probable que 2022 sea el repunte de muchos sectores, y puede que las marcas de lujo también experimenten no solo una reposición, sino un despegue de mayor fuerza.

Si a esto le sumamos que el consumidor promedio ha encontrado maneras de capitalizar por su cuenta y ha elevado su estilo de vida, entonces estamos a las puertas de una crecida de este nicho ¿No te parece?

Veamos qué nos trae este nuevo año.