los mejores momentos para ser creativos

A muchos les ha pasado que están buscando una idea original para alguna campaña publicitaria, pero no se te ocurre nada… o quizás algo más cotidiano, tú quieres sorprender a tu profesor con algo impactante para tu trabajo o a aquella persona especial, pero no tienes ni la menor idea. Simplemente, no se te ocurre nada. En realidad, no es necesario pensar tanto para que aparezca ese foco prendido en tu cabeza. El cerebro es una herramienta tan impresionante con gran capacidad que en muchos momentos del día las ideas que necesitas vienen por sí solo.

Construyes la mejor cometa, midieron bien la distancia de cada palillo, fue forrada con papel muy ligero y resistente y le construyeron los tirantes matemáticamente, es decir “UNA SUPER COMETA”, lista para que vuele, llega el día en que lo piensan echar al aire, pero la cometa no vuela, lo intentas de nuevo y no llega agarrar vuelo y es por que el viento no sopla en ese instante, así que esperaron el mejor momento del día en la que el viento corra con más fuerza y la cometa pueda volar.

Así funciona nuestro cerebro, tenemos muchos momentos del día en el que cerebro funciona al 100% cuando se trata de crear algo y podemos aprovechar.  La creatividad no es un “poder sobrenatural”, ni un privilegio de un puñado de iluminados, como Steve Jobs o Mark Zuckerberg. Generar ideas innovadoras es una habilidad que puede potenciarse.

 “Muchos creativos reportan que tienen ideas nuevas cuando no están pensando en nada”, afirma el doctor Facundo Manes, director del Instituto de Neurociencias de la Universidad Favaloro y del Instituto de Neurología Cognitiva de Buenos Aires (Ineco).

LOS MEJORES MOMENTOS PARA CREAR BUENAS IDEAS:

  1. AL SOÑAR DESPIERTOS.Un estudio liderado por la doctora Kalina Christoff, de la Universidad de Columbia Británica, sugiere que soñar despierto recrea un estado mental único, en el cual dos sistemas cerebrales opuestos trabajan en conjunto. Estas “nuevas asociaciones” favorecen el pensamiento creativo y original.
  1. MIENTRAS DORMIMOS. Expertos explica que, mientras dormimos, “repasamos los eventos del día”. Aparte, añade que durante el sueño “se observa en el cerebro una actividad oscilatoria similar a la que existe en períodos de creatividad”.
  1. CUANDO RECIÉN DESPERTAMOS.En ese momento, el cerebro está desorganizado y abierto a ideas no convencionales. En un estudio publicado el año pasado en la revista Thinking & Reasoning, los investigadores vieron que un grupo de estudiantes universitarios resolvía mejor una serie de acertijos a la mañana, cuando se sentían más dormidos y menos productivos. La dificultad para enfocarse era, justamente, la clave. “Es un estudio interesante, que sugiere que los tiempos no óptimos -como cuando estamos más dormidos- reducirían el control inhibitorio cerebral, permitiendo que surja la creatividad”, indica Manes.
  1. DESPUÉS DE LA SIESTA.La psicóloga Sara Mednick, profesora de la Universidad de California, sostiene por medio de investigaciones que la siesta es un recurso valioso para potenciar la creatividad. “Los principales inventores y artistas dormían siesta. El sueño ayuda a combinar las ideas de forma novedosa”, asegura.
  1. EN VACACIONES.Se trata de un período apropiado justamente porque “el cerebro necesita estar fuera de actividad para que aparezcan nuevas ideas”, declara Manes.

“Llevar adelante actividades que nos entusiasmen, dedicarles tiempo y disfrutarlas puede potenciar nuestra creatividad”, asegura el doctor Ezequiel Gleichgerrcht, investigador en neurociencias cognitivas de Ineco. “Para que se produzcan ideas originales, hace falta involucrarse en el tema. No es que surgen de la nada”, agrega la licenciada Aranguren.

Al estar pensando en encontrar una idea original, no estamos dejando que el cerebro fluya por si solo impidiendo que se conecte con las partes genera esa creatividad que necesitamos. Es bueno despejar la mente de vez en cuando, distraerse un tiempo y no dejar que los problemas te envuelvan.

¿Te interesó? ¡Compártelo en tus redes!