¡Pero si tú no eres creativo!, ¿Cuántas veces hemos escuchado esa frase, ya sea que alguien nos la haya dicho o que nosotros mismos nos hayamos catalogado de no serlo? Sí, muchas. Pero ante estas severas afirmaciones, ¿realmente no somos creativos? Para saberlo primero tenemos que definir creatividad:

“Crear de la nada”.

¡Eureka! Entonces si creatividad es crear de la nada, puedo estar seguro  de que TÚ eres creativo. Ok, ok. Soy creativo, ¿pero por qué me cuesta tanto trabajo ejercerla? Bueno mi querido amigo, para esta pregunta existen varias respuestas, pero la mayoría de las veces puede ser porque tu mente esté en otras cosas y no precisamente en “crear”.

Entonces para poner en marcha nuestra creatividad sólo necesitamos de algunas técnicas para invocarla y así darle rienda suelta. Aquí algunas técnicas que te pueden servir de mucho:

Escribe y deja que esta fluya

Deja tu mente en blanco y escribe de forma automática, sin filtrar ni detener el movimiento de la mano. Además de ser un excelente ejercicio para soltarse, el movimiento lento de escribir relaja tu mente.

 Exprésate cantando, bailando o realizando otra actividad

Sí, aunque no lo creas la creatividad muchas veces viene de estar en este tipo de momentos. Así que canta, baila, ¡Desinhíbete!

Dale stop a la música que siempre escuchas y aviéntate por una nueva playlist

Cuando estás en blanco, hay que romper costumbres. ¿Cuánto hace que no seleccionas una nueva play list o cambias de emisora de radio? ¡Rompe la rutina y escucha algo nuevo!

Dale la bienvenida a nuevas ideas

No te cierres sólo a tu forma de ver la vida, explora y conoce lo que el mundo tiene para ti.

 Comete errores las veces que sea necesario

¡Vamos hermano! No eres perfecto, así que no te frustres cuando los errores toquen a la puerta. Dales la bienvenida y aprende de ellos.

 Ya deja los lugares de siempre y visita otros

Como dije anteriormente, romper con la rutina es un buen comienzo para que la creatividad venga a ti. ¡Así que visita lugares nuevos o cambia tu ruta!

 Siempre lleva contigo una libreta

La creatividad no tiene hora de trabajo, así que puede que cuando estés en el baño o durmiendo, las ideas vengan a tu cabeza. Entonces no dejes que se escapen y ten contigo una libreta para anotarlas.

 Descansa

Está de más decirlo, una mente cansada no podrá tener creatividad así que no te fuerces y tómate el tiempo necesario para descansar.

 La práctica hace al maestro

Ser creativo no se da de la noche a la mañana, así que practica, practica y ¡Practica!

Si el artículo fue de tu agrado, entonces haz patria y compártelo en tus redes sociales. ¡Nos leemos luego! 😉

¿Te interesó? ¡Compártelo en tus redes!