Hace poco leí en el copy de una agencia, “Con nosotros tus proyectos sí urgen para ayer” En diferentes oportunidades de trabajo la primera pregunta ha sido – “¿Sabes trabajar bajo presión? Porque aquí todo urge para ayer”-,  y constantemente escucho a las  agencias decir, algo como: -Sí me urge un poquito, porque nos retrasamos- ,  -Es que al cliente le urge para hace dos meses-,  -Es que…. Urge para ayer-.

Como ya es costumbre en mi entrada, esto siempre es una opinión desde mi humilde y retrospectivo punto de vista. Por eso quiero hacerte una pregunta, como persona, cliente, agencia, líder o jefe.

¿Qué es lo que realmente urge para ayer?

Y no es que venga a darte una cátedra de orden , porque tengo todo el desorden que 25 años y una mente creativa implican. Pero te propongo algo, trabajemos este análisis en equipo.

Empecemos con un supuesto. ¿No será que lo que realmente nos urge es priorizar? Que claro, llevábamos un mes, un año, etc, sin actuar, y ahora nos URGE encontrar  una solución para levantar la gráfica, para voltear la tortilla, para repuntar, o hasta para salvar nuestros negocios o empleos.

Pero, ¿Cuál es el costo de las urgencias?, ¿Cuál es el costo real-oportunidad?.

Sí, te das una prisa increíble, lanzas la campaña o implementas un nuevo programa etc. Para dar una solución inmediata, pero olvidaste un pequeño detalle… uno simple de entender, el objetivo.

Se te olvidó porque te urgía tanto accionar, te urgía ya acabar con “eso”. Y entonces, casi todos sabemos cómo terminará “eso”. Pasará el tiempo de implementación y tendrás otra urgencia, que ahora implica solucionar la metida de pata, salvar el costo de oportunidad, aprovechar  las temporadas altas- tendencias, salvar la facturación, capacitar a tu gente, aprender algo nuevo tú, y bajarlo con el equipo. ¡Ah!,  y actuar rápido, porque urge desde hace 6 meses.

Basados en este supuesto, que seguramente casi nunca has escuchado. Hagamos nuestros puntos, ¿Qué sí nos urge aprender?, ¿Cuál sumarias tú?

5 cosas que sí  urge aprender:

  1. Entender que necesitamos líderes que pongan objetivos compartidos y deleguen según las capacidades de su gente.
  2. Priorizar, las buenas soluciones, tienen un tiempo de implementación.
  3. Recordar que la improvisación por procrastinar, no es justificable.
  4. TODO, tiene consecuencias que puede volver una bola de nieve, positiva o negativamente.
  5. Las urgencias, también tienen un costo de oportunidad.

 

¿Te interesó? ¡Compártelo en tus redes!