Un marketing poderoso sustenta todas sus acciones en el análisis de los mercados. Saber cómo funciona la mente de la audiencia objetivo permite que el enfoque corporativo tenga un mejor perfil y por ende mayor efectividad.

Ciertamente, la investigación de mercados no es un asunto nuevo, pero en el entorno digital se habla de una transformación de otra categoría.

Si Le das un vistazo a la gestión publicitaria de hace un par de décadas, notarás que el enfoque estaba en llegar a la mayor cantidad de usuarios. Al hacerlo, habría más probabilidades de llegar al prospecto ideal.

Por supuesto, ello implicaba grandes inversiones y el ratio de desperdicio también era bastante amplio. En ese sentido, el estudio de mercados era poco concreto, y era algo que sin duda había que perfeccionar.

Avances tecnológicos para la investigación de mercados

¿Qué harías si pudieras ver y escuchar las reacciones de tu cliente potencial ante tu propuesta comercial?

Está claro que esa información permite que ajustes tu propuesta al punto de que sea irresistible para tu prospecto. Pero, lograrlo implica evolucionar en la investigación de mercados.

Te interesará  La investigación de mercados en la actualidad

Afortunadamente, las herramientas digitales ofrecen una variedad de recursos que sirven como rastreadores. Estos permiten registrar el performance de una audiencia específica segmentada más allá de la ubicación geográfica.

El uso de cookies, pixeles y demás, crea un registro único que sin revelar aspectos delicados; reúnen y presentan la información más relevante para la investigación y permite construir perfiles del cliente ideal.

“Ser específico” es quizás el arma más poderosa de los métodos modernos; gracias a ello, tanto la investigación como el desarrollo de estrategias entran en un marco más especializado. Es decir, todos los recursos son invertidos puntualmente en lo único que puede dar resultados concretos.

Investigación de mercados tradicional vs moderna

Es curioso que existan negocios que aún se muestran resistentes a la adopción de las nuevas tecnologías. Incluso observando un déficit en su productividad, por una razón poco convincente (miedo al cambio), están dispuestos a perderlo todo.

Indiscutiblemente, los negocios que sigan utilizando métodos obsoletos para la investigación de mercados, estarán más cerca del descenso. Si hacemos un zoom out para ver el cuadro completo, fácilmente identificarás a las empresas vanguardistas ganando ventajas en el mercado.

Te interesará  Investigación de mercados: metodologías y técnicas

Al acercarse de mejor manera al segmento de potenciales clientes, estas empresas expanden su dominancia del mercado. En otras palabras, le van ganando audiencia a aquellas empresas resistentes al cambio; que indirectamente dejan de lado la posibilidad de ofrecer a sus potenciales clientes una propuesta casi personalizada.

Aquel negocio que no sea capaz de adaptarse, está desinado a desaparecer. Es incuestionable, así que ¿Por qué no sumarse a la era digital de una vez por todas y asegurar un futuro a largo plazo para el proyecto?

Entender el comportamiento del consumidor es fundamental en esta era; los clientes son más exigentes y definitivamente son más selectivos. Los clientes tienen el control y si no eres capaz de conectar con ellos, no habrá manera de sostener el negocio.