¿Has escuchado sobre el día del trabajo y el día del trabajador?

Hay grandes similitudes entre ambas efemérides globales, y hoy pretendo compartirte más sobre ello.

Toda persona de habla hispana, reconocerá el nombre de Día del Trabajador como una fecha en la cual se resalta cómo la humanidad ha ido evolucionando su forma de realizar labores. Además de cómo estas ha desarrollado nuestra sociedad hasta el punto en el que estamos hoy día. 

Sin embargo, existen muchos detalles que escapan del conocimiento de las personas, ya que principalmente estos días son tomados como júbilo o una jornada de disfrute para aquellas personas que mantienen funcionando el sector económico de una nación.

No obstante, existe una celebración paralela conocida como Labor Day o Día del trabajo celebrados en los principales países de habla anglosajona el cual tiene un fin parecido a su homónimo anterior, pero celebrado en un día diferente al que comúnmente todos conocemos.

Día del trabajador

Esta celebración llevada a cabo el primer día de mayo de todos los años, tiene como fin, dar a conocer a las personas los cambios y ajustes que podrían ser implementados en los distintos sectores laborales de un país; desde ajuste salariales, como también a la reducción de jornadas de algunos puestos demandantes.

Pero toda esta movida social/laboral tiene sus orígenes en los países del bloque soviéticos, los cuales por sus políticas comunistas siempre han buscado salvaguardar los derechos de aquellas clases menos favorecidas. Fue en el año 1889 cuando se celebró en París un congreso obrero socialista por parte de la Segunda Internacional, el cual tenía gran importancia como organización internacional que buscaba mejorar las condiciones laborales de ese entonces.

Te interesará  Principales tendencias de marketing B2B

Nunca está de más recordar que en aquel entonces, en plena revolución industrial, existían jornadas de hasta 12 horas con un pago mínimo a los trabajadores. Todo esto generó una oleada de partidarios políticos que buscaban salvaguardar a las personas que tenían que soportar estas condiciones extremas.

A partir de entonces, el 1ero de mayo sería escogido como el Día del Trabajador y el 8 de marzo sería destacado internacionalmente como el día de la mujer Trabajadora.

Labor Day o Día del trabajo

Mientras todo esto sucedía del otro lado del mundo, en Estados Unidos, Canadá y otros países los cuales tienen como característica su habla inglesa, nació un día que tendría el mismo significado pero con un origen diferente.

En 1886 surge la Revuelta de Haymarket, y esta obligaría a los patrones de distintas empresas a crear jornadas laborales justas para los trabajadores.

Debido está revuelta (que duraría cerca de 4 días y que reunirá a más de 200 Mil trabajadores de los distintos sectores e industrias en Chicago), se plantearía una división de la jornada con un equilibrio más “saludable”: 8 horas para dormir, 8 horas para actividades de la casa y 8 horas para trabajar.

La Noble Orden de los Caballeros del Trabajoserán los encargados de dirigir toda esta revuelta que, pasado el tiempo, conseguiría todas estas exigencias en una ciudad donde trabajar significaba ser explotado con sueldo y prestaciones muy por debajo del costo de vida.

Así que, logrado este gran avance para la materia laboral en Estados Unidos y que luego sería adoptada por otros países con el fin de evitar revueltas, se destinaría el 1er lunes de septiembre como este día de celebración.

Te interesará  Aumenta tus ventas con estrategias comerciales durante el Hot Sale

Una de sus actividades más llamativas se da en Nueva York, donde con un desfile encabezado por trabajadores y sindicatos, se siguen exponiendo nuevas formas de mejorar las condiciones labores de su país.

¿En qué se diferencian ambas celebraciones?

Tanto el Día del Trabajo como el Día del trabajador tienen como fin celebrar y crear conciencia sobre cómo las condiciones que tenemos hoy día han ido mejorando poco a poco y cómo esta búsqueda del perfecto equilibrio entre nuestra vida.

Aunque estos días tienen como finalidad el mismo objetivo, sus orígenes y motivaciones son totalmente distintas. Por un lado, tenemos a los bloques comunistas europeos repletos de sindicatos que lucharon juntos para imponerse ante los abusos y por el otro tenemos a los trabajadores que simplemente se levantaron ante los abusos de sus patrones.

Sus motivaciones y objetivos son parecidas, pero sus raíces totalmente distintas, mientras que unos saben que el valor de su trabajo merece ser remunerado de una manera digna, otros solo buscaban que las ganancias fueran repartidas de forma igualitaria.

¿Cuál es más importante?

Ambos días son igualmente relevantes, ya que centran sus esfuerzos en el reconocimiento de cada trabajo y de las personas que lo realizan día tras día; y que además, les proporciona el pan en su mesa. No obstante, es necesario reconocer su historia y todos los derechos que se han ido ganando con el paso del tiempo, porque esto, es una lucha que empezó hace más de un siglo.

Una de las mejores maneras para dimensionar todo el contexto laboral de nuestros días parte de la premisa de conocer nuestro pasado y las situaciones en las que los países vecinos reconocen toda esta evolución.

Te interesará  Herramientas y estrategias para el análisis de datos

Si bien hay bloque laboral en todo el mundo que aún poseen maneras anticuadas que no se ajustan a los derechos humanos actuales, solo es cuestión de tiempo para que todo esto sea una materia del pasado en su totalidad.

Las leyes de trabajo federales de cada nación son el punto de partida para que cada persona conozca y desarrolle toda su jornada conforme a los reglamentos puesto y aceptado en el país. Aunque hay quienes olvidan todo este contexto y dejan este lado por sus situaciones de vida o por la necesidad que pudieran vivir.

El mundo en el que vivimos ha cambiado enormemente, por lo que ahora, trabajar y conseguir dinero son cosas que ya no necesitan una formalidad como anteriormente existía; ser un empleado a tiempo completo, parcial y autónomo son las corrientes en la que esto ha evolucionado por lo que el día del trabajo o el día del trabajador puede simbolizar el hecho de vivir una vida más equilibrada, pero que aún está necesitando ajustes.