“Cambiar la perspectiva o morir en el tiempo”

Desde hace buen tiempo, se viene hablando del “Neuromarketing” algo que suena a chino para muchos, sin embargo es algo que ya es una realidad. Hoy en día, la investigación declarativa paso de moda, los focus group, las encuestas, etc. ¿y por qué pasaron de moda? Debido a que se han realizado diversos estudios donde se ha demostrado que el cerebro neocortex suele decir muchas mentiras, es el cerebro netamente racional, aquel que habla mucho, pero que en realidad no hace lo que dice. ¡Es claro que existe una gran diferencia entre decir y hacer! Entonces, ¿por qué seguimos preguntándole al consumidor que quiere?

neuromarketing

Muchos gurús como Martin Lindstrom y Jurgen Klaric, sustentan y demuestran que a quien tenemos que hacerle caso es al cerebro limbico muy vinculado con las emociones, sentimientos y los sentidos, y al cerebro netamente irracional, aquel que simplemente actúa para sobrevivir, aquel que actúa por instinto.

Muchos mecadólogos e investigadores, rechazan este nuevo enfoque, dado a que consideran que están “haciendo las cosas bien”, pero las cifras en el mundo demuestran lo contrario. Hoy es de vital importancia cambiar el enfoque cambiar la visión, es vital ver el Marketing como algo científico.

Definitivamente, existe un gran problema para cambiar la perspectiva, la inversión tecnológica y los gastos que implican incurrir en este tipo de investigación, sin embargo los resultados pueden llegar a ser sorprendentes. Desde mi punto de vista, hoy estamos muy preocupados en el Marketing Digital u otras herramientas cuando olvidamos que lo más importante es conocer realmente el cerebro del consumidor, la base estratégica para tomar mejores decisiones empresariales.

Entonces, ¿por qué estamos ciegos? Estamos ciegos por nuestros egos, estamos ciegos por creer saberlo todo, cuando realmente no sabemos nada. ¡Cambiemos la perspectiva!

Sí deseas saber más sobre Neuromarketing, no dudes en contactarme en mi página de LinkedIn que gustoso responderé todas sus inquietudes, pero cambiemos el mundo y dejemos de pensar que lo sabemos todo, cuando realmente no sabemos nada.

¡Se parte del cambio! ¡No te quedes en el tiempo!

¿Te interesó? ¡Compártelo en tus redes!