Cuando Twitter Blue se introdujo en 2021, se presentó originalmente como una opción de suscripción para que los usuarios obtuvieran acceso anticipado a algunas funciones exclusivas, como poder editar tuits y recibir atención al cliente dedicada. Y una vez que Elon Musk se hizo cargo, en 2022, la verificación o “palomita azul”, se añadió al paquete. Durante varios meses, mediante la política de “Verificación Herdedada”, Twitter permitió a aquellas cuentas que habían sido verificadas por el proceso anterior a conservar dicha insignia.

No obstante, en abril de 2023, Twitter despojó a estas cuentas de sus marcas de verificación azules, exigiéndoles que se suscribieran a Twitter Blue o a «Organizaciones verificadas«, un modelo de suscripción adicional para que las empresas tuvieran un control total sobre su estado de verificación.

Además de revocar la verificación heredada, Twitter anunció que la verificación sería un requisito para que las cuentas pudieran publicar anuncios en Twitter. Al mismo tiempo, muchas cuentas empezaron a recuperar misteriosamente sus marcas de verificación azules, aunque no estuvieran pagando por ninguno de los dos tipos de suscripción.

En este contexto, Emplifi realizó un análisis en redes sociales para obtener más información sobre la adopción de la verificación por parte de las marcas, y para comprender las diferencias en la interacción entre las cuentas verificadas y las no verificadas.

El rango de tiempo seleccionado, del 1 de marzo al 15 de mayo de 2023, toma en cuenta el periodo anterior al anuncio de Elon Musk sobre la despriorización de las cuentas no verificadas, y el periodo posterior a dicho anuncio para comprender mejor el comportamiento de las marcas y la reacción al anuncio de Musk.

Curiosamente, de las casi 100,000 cuentas de marcas monitoreadas por Emplifi, 4% se verificaron una semana después del anuncio de Musk. La semana siguiente se produjo un cambio mínimo en la verificación, con un aumento del 3.2%. A mediados de mayo, las cuentas verificadas se duplicaron en comparación con el número de cuentas verificadas a principios de abril.

Te interesará  CAS consolida sus operaciones en la región con excelentes resultados generando experiencias de marca junto a grandes clientes

Muchas marcas y páginas se han preguntado si merece la pena o no pagar por la verificación en Twitter. Los datos de Emplifi muestran que, efectivamente, existe una diferencia drástica en el engagement entre las cuentas verificadas y las no verificadas. En promedio, las cuentas verificadas reciben 3 veces más interacciones que las no verificadas en un intervalo de tiempo determinado.

Si las marcas quieren sacar el máximo partido de Twitter, los datos de Emplifi confirman que sí vale la pena hacerlo. A principios de este año, Twitter pasó su algoritmo a código abierto, lo que permitió a los profesionales del marketing ver exactamente qué tipo de interacción les otorgaría una posición destacada en el feed de Twitter. Lo interesante es que, por cada “Me gusta”, el algoritmo multiplicará por 30x el Tweet. Los retweets ocupan el segundo lugar con un incremento de 20x y las respuestas ocupan el último lugar con un aumento de 1x. Las marcas que tengan cuentas verificadas tendrán ventaja a la hora de hacer llegar su contenido a un público más amplio y amplificarlo aún más una vez que se haya interactuado con él.

«Twitter desempeña un papel fundamental en la forma en que los consumidores interactúan con las marcas y viceversa. Tiene un rol crítico en la forma en que las empresas dan a conocer nuevos productos, realizan investigaciones y se relacionan con la comunidad», afirma Kyle Wong, Director de Estrategia de Emplifi. “Las marcas que no optan por la verificación de Twitter no sólo corren el riesgo de confundir a sus audiencias, sino que también dejan a un lado  alcance y participación potenciales”, y agregó: “Los datos de Emplifi muestran un incremento de las marcas que añaden el marcador azul a sus nombres. Por lo tanto, si Twitter es una parte relevante en la estrategia de una marca, no queda más que más que invertir, o arriesgarse a quedarse obsoleto en la plataforma.»

Te interesará  Estrategia, NO TENDENCIA