Sabemos bien que la distinción y originalidad es lo que caracteriza a cada marca, por tanto, elegir el empaque ideal es un valor agregado y del que podemos sacar provecho. Esto fortalece la marca, es atractivo para el cliente y genera deseos de compra. Además toma en cuenta su usabilidad, sostenibilidad y costos, de manera que un buen packaging (embalaje) garantiza el envío seguro de tus productos.

Hoy en día, incluso no se necesita mayor extravagancia para presentar los empaques (dependiendo de lo que quiera reflejar tu marca), sino que se pueden hacer empaques con diseños minimalistas, que han surgido como tendencia en la actualidad, siempre y cuando sea técnicamente funcional y compatible con las líneas de producción.

Pasos para elegir empaque

Selecciona el material adecuado

Se debe escoger el packaging, tomando en cuenta el tamaño, peso y resistencia, tanto del empaque como del producto, evitando afectar las características de este último, logrando amortiguar caídas y sea a prueba de posibles golpes. Algunos de los más comunes son:

  • Plástico: Permite elegir distintas formas del envase, resistente a golpes o roturas, sirven como aislantes térmicos y eléctricos, son cómodos, económicos y fáciles de transportar.
  • Papel o cartón: Cómodos y son los materiales más ecológicos.
  • Aluminio: También reutilizable, rígido, ligero, impermeable y protege de la luz, la humedad, el oxígeno y los microorganismos. Sin embargo, no permite visualizar el producto, es de fácil deformación y tiene un coste alto.
  • Vidrio: Mantiene la temperatura de producto y transmite elegancia, pero debe tenerse especial cuidado.
Te interesará  13 tips infalibles para tu estrategia de contenido en redes sociales

Estética y grafismo

Al elegir el empaque se debe conseguir una concordancia con la forma, tamaño y color, para motivar la compra. Además, la imagen, la tipografía y sus matices también deben estar inmersos armoniosamente para que sea llamativo para el público objetivo.

Practicidad

Que sea un diseño ergonómico, manejable, cómodo, transportable y de fácil apertura y cierre.

Información esencial

El envase debe comunicar al usuario sobre las características y propiedades del mismo, ingredientes, consejos de consumo o aplicación, fechas de caducidad en caso de tener y datos de la empresa.

Costo

Hay que realizar un estudio globalizado sobre costes en cuanto a la fabricación, etiquetado, distribución y comercialización del mismo.

Sin embargo, existen otros aspectos a tomar en cuenta para elegir el empaque, tales como:

  • Uso que le dará el consumidor
  • Tiempo de vida útil del producto.
  • Cantidad que se desea empacar
  • De ser comida o llenado, condiciones de temperatura y estado del producto.
  • Cantidad que se desea empacar
  • Empacado en máquina automática, semiautomática o manual.
  • Saber con exactitud la manera en que será transportado (cajas, canastas, entre otras) y si en las zonas por las que pasará sufrirá algunos tipos de cambios específicos en cuanto al clima, para evitar el daño del producto.
Te interesará  ¡No nos importa la cantidad de fans sino la calidad!

En resumen, lo valioso de tu empaque es la originalidad que se aprecie, además de emplearse como medio de publicidad sobre la estética y conceptos de tu empresa.