Las diferencias de pensamiento, actitudes, interpretaciones de las reglas, u otros elementos desencadenan distintos tipos de conflicto. Es una realidad que se vive en cualquier entorno; pues solo se necesita que haya dos opiniones distintas sobre un asunto para generar un conflicto.

Aun así, a pesar de que se trata de un elemento casi natural en el comportamiento de las personas, no puede ignorarse ni asumirse como normal dentro de una empresa. Generalmente se trata de asuntos pequeños que tratados a tiempo no generan ningún daño significativo.

Sin embargo, si no se les da la atención debida y oportuna, estos eventos pueden causar estragos en la organización. Veamos un poco más sobre ello.

¿Por qué surgen los conflictos?

Los tipos de conflicto pueden tener un amplio espectro de características, contextos y agentes que interactúan. Sin embargo, todos tienen un punto en común y es la diferencia de pensamiento.

Este elemento lleva a las personas a opinar diferente sobre un asunto, como bien puede ser la toma de decisiones, la prioridad sobre ciertas tareas, lineamientos de la cadena de mando y demás.

Por ello, cada vez que hay un grupo de personas interactuando frecuentemente, existe una alta probabilidad de que surja un conflicto. No obstante, la diferencia misma no es el problema, sin cuando esta diferencia no se maneja de manera saludable.

La diferencia de opiniones va a generar cierta fricción, pero de acuerdo a la cultura organizacional y las habilidades de comunicación, esta puede ser leve. Si intervienen factores como el ego, el liderazgo autoritario, la ausencia del sentido común, u otros, entonces sí surgirá el problema.

Te interesará  He perdido a un cliente

Tipos de conflicto en una organización

De acuerdo a los distintos escenarios en los que convivimos con otras personas en el entorno laboral, pueden desencadenarse ciertos tipos de conflicto. En esta ocasión veremos los más comunes.

  • Pseudoconflictos
  • Por políticas empresariales
  • Conflicto de valores
  • De ego
  • Ideológicos
  • Filosóficos
  • Religiosos (ocasionales)

El escenario puede ser extenso y complejo de manejar dependiendo del tipo de conflicto que surja. Así que ahora te mostraré algunos tips que te ayudarán a alivianar esa carga.

¿Cómo manejar los conflictos que afectan a la empresa?

Aprender a lidiar con los conflictos te permite superar las barreras internas que frenan el desarrollo pleno de la empresa. Para ello, necesitas entender que todo parte de la comunicación asertiva y de las actitudes con las que se aborde cierto tema.

Con esto en mente, aplica los siguientes puntos:

  • Céntrate en entender todas las caras de la situación
  • Cada punto de vista es importante siempre que se evalúe objetivamente
  • Deja de lado el ego y los prejuicios para evaluar las cosas por lo que son
  • Aplica la escucha asertiva
  • Mantén tus emociones controladas
  • Recuerda la importancia de cada miembro en la organización
  • Analiza alternativas o medidas que se puedan tomar
  • Determina los puntos de consenso
  • Promueve una decisión que unifique y fortalezca al equipo
  • Sé siempre quien está para resolver y no para crear caos