¿Qué es un almacén y por qué es tan importante para mi empresa?

Un almacén puede ser considerado como el punto medio en casi cualquier estructura logística. Es precisamente esa encrucijada en la que los materiales y mercancías encuentran un punto de reposo dentro del flujo de los procesos productivos o la cadena de suministro.

Debido a esto, se trata de un espacio que debe cumplir con determinados estándares para garantizar la integridad de lo que albergue. ¡Profundicemos más en ello!

¿Qué es un almacén?

En logística, cuando hablamos de un almacén nos referimos a un espacio físico dedicado al resguardo de materiales y mercancías. Este espacio suele instalarse en una o varias partes de un flujo de trabajo o estaciones dentro de la cadena de suministro.

Gracias a su naturaleza, es posible gestionar la recepción y resguardo de ítems, administrarlos y optimizar la distribución de los mismos a la siguiente etapa del proceso.

Tipos de almacén

De acuerdo con lo anterior, un almacén puede tener diversas maneras de clasificarse. Si al caso vamos, con una función primaria simple, puede ser aplicado en distintas circunstancias, lo que da origen a una variedad de almacenes.

  • De acuerdo a los ítems a gestionar
  • Su estructura física
  • Materiales específicos
  • Su ubicación geográfica
  • De acuerdo a su mecanización
  • Su participación en el proceso productivo o cadena de suministro

Si, por ejemplo, si se trata de un espacio para la custodia de madera, podríamos intuir un galpón específico para este material. Este podría tratarse de un almacén de la región central y carecer de automatización.

Principales funciones de un almacén

Indiferentemente del tipo de almacén, existe una serie de funciones que le dan valor a este elemento. Más allá de solo resguardar el stock, con esta estructura puedes desarrollar nuevas actividades que enriquecen la efectividad de las operaciones de la empresa.

Te interesará  AMEF: Análisis del Modo y Efecto de Falla

Estas serían algunas de las funciones más relevantes dentro de este campo.

  • Custodiar bienes
  • Gestionar de entradas y salidas de bienes
  • Garantizar la existencia y vigencia de materiales
  • Estructurar flujo de adquisición de materiales y mercancías
  • Despacho oportuno de materiales y mercancías

Beneficios de optimizar el almacenamiento de materiales y mercancías

Optimizar el sistema de almacenamiento puede implicar cambios en la estructura física, integración de nuevo personal, adquisición de maquinarias y equipos, e incluso, la automatización con softwares de última generación.

Por supuesto, dicha integración representa una variación en el presupuesto de la empresa, pero que, a su vez, genera una interesante lista de beneficios. Estos son algunos de ellos.

  • Mayor control en el flujo de materiales
  • Mejor administración de materiales existentes
  • Permite aumentar la producción más allá de la cuota de ventas
  • Reduce las pérdidas por daño de materiales
  • Aumenta la efectividad en la adquisición de materiales
  • Garantiza la existencia de materiales
  • Favorece la entrega de productos
  • Otros

Un almacén es la estructura física que permite a la empresa aprovechar estos puntos. Y de la misma manera, en caso de que no se optimice, el manejo de materiales se vería afectado con la contraparte de esta lista.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *