Estamos de acuerdo con que el abordaje de un tema puede tener múltiples perspectivas. Sin embargo, a grandes rasgos se puede categorizar en dos ramas:

  • Investigación cualitativa
  • Investigación cuantitativa

Esta última, es aquella basada en datos numéricos, mientras que la primera comprende detalles interpretativos.

Aunque ambas son importantes y tienen su rol dentro de la investigación, hoy abordaremos solo una. Dedicaremos unos minutos para entender el sentido de la investigación cualitativa y su peso dentro de una investigación 360.

En que consiste la investigación cualitativa

Este tipo de investigación pretende recolectar todos aquellos datos que parten de la espontaneidad y la interpretación personal de cada individuo de la muestra. Es decir, a diferencia de la cuantitativa, al hablar de cualidades, hacemos referencia a

  • Opiniones
  • Análisis
  • Criterios
  • Sugerencias
  • Perspectiva
  • Hipótesis

Y otros elementos que yacen solo en la mente de los individuos estudiados. Que de hecho, son recolectados únicamente a través de un proceso de acercamiento directo. Por ejemplo, entrevistas o cuestionarios de preguntas abiertas.

Te interesará  ¿Cómo calcular la media, mediana y moda?

En ese sentido, se entra en el marco cualitativo de la investigación eliminando todo tipo de respuestas predeterminadas. Pues lo que se pretende es que el individuo pueda expresar abiertamente su punto de vista sobre el asunto en cuestión.

Como consecuencia, los datos obtenidos se consideran “no estructurados”; y por lo tanto no se pueden cuantificar. Por ende, el tipo de muestra extraída debe ser más pequeña que en una investigación cuantitativa; pues, difícilmente se encuentren respuestas idénticas entre diversos individuos. Lo que dificulta enormemente la tarea de agrupar los resultados.

Para qué se usa la investigación cualitativa

Es difícil llegar a una correcta comprensión de una situación basándonos únicamente en números. Es cierto que los números no fallan, pero no significa que sean todo lo que existe.

Por ejemplo, al evaluar el comportamiento y las preferencias de un determinado grupo de individuos sobre los géneros musicales de mayor influencia; podemos limitar el tipo de géneros a seleccionar, o preguntar abiertamente cuál es su género favorito y por qué.

Te interesará  Cómo fortalecer el pensamiento creativo y disruptivo

¿En qué escenario encontrarás respuestas más significativas?

En efecto, en el segundo caso, los individuos sentirán mayor libertad; y con seguridad, muchos de ellos presentarán respuestas que los investigadores siquiera habrían pensado que fuesen posibles.

Por lo tanto, se podría decir que la investigación cualitativa es imprescindible cuando pretendes llegar a una comprensión profunda de un determinado asunto. Por ejemplo, saber la cifra porcentual del consumo de drogas es importante; pero determinar las causas de por qué los jóvenes son más propensos a consumirlas es la base para comenzar a desarrollar soluciones.

En ese sentido, si necesitas realizar un estudio completo, lo mejor es que puedas combinar tus estrategias de recolección de datos tanto cualitativa como cuantitativamente. Así tendrás números que sustenten tus teorías, y el argumento resultante del análisis de la información proporcionada de primera mano por la muestra.

Ahora bien, la amplitud de cuán cualitativa o cuantitativa debe ser tu investigación, depende de los objetivos que quieras alcanzar con la misma.

Te interesará  El modelo AIDA que debe realizar un mercadólogo