Ofrecer valor a los clientes a través de productos de alta calidad y un servicio rápido es importante para todas las empresas y es un requisito fundamental para los equipos de proyecto. 

En un intento por optimizar los procesos de fabricación, han surgido varias metodologías que intentan mejorar cada paso, desde el presupuesto y el diseño inicial hasta el desarrollo, la producción, el inventario y la distribución. 

¿Cuáles son los valores y características fundamentales de Lean y Agile? ¿Cuál es su enfoque y aplicación?

Para responder a esta pregunta, debemos analizar su historia y las necesidades que llevaron a su creación. En la década de 1990, los desarrolladores de software comenzaron a adoptar métodos Lean. 

Lean surgió en la industria manufacturera japonesa, particularmente en el sector automotriz, poco después de la Segunda Guerra Mundial y se centró en optimizar procesos, reducir costos, mejorar la calidad y reducir los tiempos de entrega.

Metodología de Lean

Se define como una filosofía que tiene como objetivo optimizar y mejorar los procesos productivos y eliminar o reducir actividades que no añaden valor al proceso productivo. Es decir, pretende eliminar actividades que no suman y no contribuyen a la aceleración o mejora de la producción. 

Esta metodología tiene como objetivo optimizar la producción y reducir los residuos en el proceso productivo. El padre de esta metodología es el ingeniero de Toyota Taiichi Ohno, quien se centró en dos aspectos: la eliminación del desperdicio de material y los excesos de tiempo, es decir, la eliminación de todo lo que no aporta valor, y la identificación de las sobrecargas que ralentizan la producción. 

Este proceso se enfoca en mejorar los procesos de producción. El objetivo es optimizar la producción reduciendo la inversión, el tiempo y el esfuerzo. Este método se utilizó originalmente en el sector de la automoción y se ha extendido a todos los sectores a partir de la identificación de «residuos» o factores que afectan a una producción eficiente:

Sobreproducción: La producción no planificada puede tener un resultado en producir más de lo necesario o asignar más recursos de los necesarios.

Inventario: Una mala gestión del inventario va a significar acumular materiales que no son necesarios. 

En espera: la inactividad de las máquinas o de las personas va a generar costos adicionales y no debería permitirse.

• Defectos: Cualquier desviación del diseño deberá ser corregida. 

Transporte: Reducir el transporte de materiales.

• Mover: Identificar y eliminar elementos sin valor.

Te interesará  Verificación de Cuenta en Pin Up Mexico

Los orígenes de la metodología Lean

Este comienzo se remonta al pasado. En concreto, hace diez años, un grupo de 17 expertos en programación fundaron Agile Alliance, una organización sin fines de lucro dedicada a promover el desarrollo ágil de software para la conceptualización y creación de nuevos productos y apoyar su implementación por parte de otras organizaciones. 

Para ello crearon el Manifiesto Lean para desarrollar el software que mejor satisfaga las necesidades actuales de los clientes en el área de desarrollo de productos.

El Manifiesto Lean consta de cuatro valores:

  1. Los individuos y sus interacciones con procesos y herramientas.
  2. Software funcional con documentación completa.
  3. Trabajar con clientes para negociar contratos.
  4. Responder a cambios de planes.

¿Qué es el Manifiesto Agile?

El Manifiesto de Desarrollo de Software Agile es una descripción de cuatro reglas básicas y doce principios que sirven como introducción y guía para quienes trabajan en el desarrollo de software ágil. 

Esta metodología utilizada en el desarrollo de software se centra en mantener el código simple y probar el código que genera el propio software. Este nuevo modelo está diseñado para simplificar la gestión de proyectos y reemplazar el modelo en cascada, que es un modelo más lineal y secuencial. Hay cuatro líneas principales en este manifiesto:

  • Individuos e interacción versus procesos y herramientas: enfatiza la importancia de la comunicación entre los miembros del equipo versus el uso de procesos y herramientas para impulsar de alguna manera el futuro del proyecto. 
  • Trabajar en software en lugar de documentación: esto significa que los equipos deben dedicar su tiempo a trabajos que realmente proporcionen valor al cliente y no asignar tiempo y recursos a otras actividades como discutir, escribir o revisar documentación. 
  • Atención al cliente para la negociación de contratos: la satisfacción del cliente es una prioridad absoluta en el desarrollo agile. En última instancia, no vale la pena dedicar ni un minuto a este trabajo si no aportas valor a tus clientes. 
  • Capacidad de respuesta a los cambios de planificación: Este último valor es fundamental para el desarrollo ágil de proyectos. Recuerda, la razón por la que se creó esta metodología de gestión de proyectos fue para brindarles a los equipos una estructura para adaptarse al cambio constante.

La introducción de metodologías agile fue un momento importante en la historia del desarrollo de software porque cambió la forma en que se gestionaban los proyectos y la forma en que se conceptualizaban y desarrollaban los productos en colaboración con los clientes. 

Te interesará  4 herramientas de seguridad necesarias para cualquier especialista de marketing, y cuándo usarlas

Agile se centra en encontrar la mejor manera de satisfacer las necesidades del cliente durante el desarrollo del producto. El objetivo es aumentar la productividad y la competitividad desarrollando y produciendo productos optimizados y de alta calidad en un corto período de tiempo.

Minimizando errores aplicándolos a campos industriales. Para lograrlo, es importante hacer un mapa de procesos claramente de las etapas de producción. Estos métodos surgieron en diferentes momentos para satisfacer diferentes necesidades. 

Lean y Agile se centran en la cultura organizacional mediante la creación de equipos multidisciplinarios, la reducción del desperdicio, la prioridad de los clientes, la adaptación al cambio y la entrega continua de valor. 

A veces las dos tecnologías se confunden y se complican por ser muy similares o incluso iguales. Si bien existen similitudes, existen diferencias importantes. Lean tiene su origen en la fabricación y luego fue adoptado en el campo de la tecnología de la información. 

Se enfocan en optimizar la producción y eliminar desperdicios en el proceso de producción. Se puede decir que Lean proporciona la base de Agile, con varios preceptos y prácticas integrados en su ADN, pero Agile busca crear una cultura de agilidad en una organización y se centra más en el desarrollo conjunto de productos con los clientes. 

No es un marco real, sino más bien una forma de pensar. Ambas metodologías tienen sus raíces en los equipos de desarrollo de software, entre otros. Estas prácticas pueden beneficiar a todos los departamentos de su organización. Las empresas pueden utilizar estas prácticas según sea necesario, pero es importante observar de cerca los beneficios que planean utilizar para determinar cuál es mejor para ellas.

En definitiva, estas metodologías buscan optimizar la producción, los recursos y las personas para construir organizaciones saludables y ágiles, mientras crean valor sostenible para el cliente a través de la mejora continua. 

¿Cuál es la diferencia?

Estas dos formas de trabajar pueden ser muy similares, dado que comparten los mismos principios básicos: orientación al cliente, adaptabilidad al cambio, rapidez en la entrega a los usuarios, calidad de los procesos de trabajo y mejora continua. 

Sin embargo, no son idénticos ni compatibles. Tanto Agile como Lean ofrecen herramientas muy útiles que pueden funcionar juntas cuando se usan correctamente. Al comparar las dos filosofías, es importante señalar que «Lean» es una de las fuentes de inspiración para diversas metodologías ágiles.

Te interesará  Elegir una buena laptop ¿Qué debo tener en cuenta?

La filosofía Agile surgió del Manifiesto Agile en 2001. El Manifiesto Agile cambió por completo la forma en que desarrollamos software, pero ahora se ha expandido a muchas otras áreas, especialmente aquellas relacionadas con el desarrollo de productos. 

No obstante, el término Lean se utilizó mucho antes en Occidente, particularmente en la década de 1980 para describir el sistema de producción de empresas establecidas en Japón desde la década de 1950. 

Una cosa que ambas filosofías tienen en común es la importancia de la entrega rápida de los productos. Un producto que crea valor para el cliente, es decir, un producto que resuelve las necesidades del cliente. Lean y Agile también se esfuerzan continuamente por adaptar sus procesos a los cambios del mercado y las necesidades de los clientes.

Es cierto que Lean y Agile tienen los mismos principios, pero existen algunas diferencias. Agile se centra en ofrecer un producto funcional con facilidad de uso para el usuario y la capacidad de recibir «retroalimentación» temprana de los clientes. «Lean» tiene como objetivo lograr un proceso que ofrezca el mejor valor a los clientes con la mejor calidad. 

Agile, se basa fundamentalmente en el respeto a las personas, a los equipos de trabajo, a las relaciones con los clientes y a las personas como un archivo Lean. Por un lado, este marco utiliza equipos multidisciplinarios que trabajan juntos para crear valor en cada etapa del proceso de desarrollo del proyecto, producto o servicio. 

Por otro lado, se pone el énfasis en la comunicación con los clientes, que siempre está presente. La razón por la que una cultura de retroalimentación es importante es que el objetivo es proporcionar valor a los clientes desde el principio, adaptarse a sus necesidades e involucrarnos en el desarrollo de productos para que puedan adaptarse al cambio. 

Al utilizar estos métodos, se debe tener en cuenta el medio ambiente. En entornos donde la demanda es alta, la volatilidad es baja y la previsibilidad es alta, lo mejor es adoptar una filosofía Lean. Por otro lado, en situaciones de alta incertidumbre donde la demanda aún no está definida y el objetivo es probar un prototipo, utilizar la Agile es más efectivo porque permite responder más rápidamente a los cambios.