Una frase que se suele escuchar en cualquier clase de Economía es que el sector empresas se encuentra en constante movimiento de avance. Si bien factores relacionados con la demanda, así como con la propia gestión del inventario influyen en este fenómeno, lo cierto es que el entorno en el que se inserta el mercado tiene su propia configuración y esto implica que la supervivencia empresarial no solo se encuentra supeditada a su propio mantenimiento, sino a la adaptación al “ecosistema” de globalización social.

Advertisement

Por ende, hacer alusión a un negocio implica actualmente el entendimiento de un sistema repleto de información. No solo eso, sino que, al encontrarse en un marco de tecnologización mundial que, lejos de haberse establecido, continúa refinándose, dicha información no puede ser gestionada en un contexto físico, sino que necesita de un contenedor que permita almacenar grandes cantidades de datos que crecen y se complican por minutos.

En este sentido, hay quienes eligen manejar esos datos desde la propia memoria interna de su pc o incluso quienes guardan la información en un pendrive; sin embargo, esto no es seguro, puesto que ante cualquier ataque todos los ficheros pueden verse transferidos o incluso borrados. En contraposición, la alternativa más segura y que, además, cuenta con una mayor memoria es la nube. Este servicio de almacenamiento permite acceder a la información desde cualquier lugar y en cualquier momento, además de permitir un acceso global, motivo por el cual cada día más empresas están migrando a la nube.

Sobre la migración a la nube

Actualmente se desconoce el alcance real de la nube, pero de momento se sabe que este entorno no solo es recomendable para negocios consolidados, sino también para las startups. Lo más interesante al respecto es que al romper con las barreras físicas logra consolidar modelos de negocio con capacidad internacional, un aspecto muy significativo para las pequeñas y medianas empresas.

Te interesará  Los orígenes de una fórmula de éxito llamada Crowdfunding

Su impacto actúa directamente en la eficiencia de la gestión empresarial, ya que permite un manejo integrado de las diversas tareas de una empresa, tales como podrían ser las relaciones con los clientes y la gestión de los pagos. Para lograr esto, entrarían en juego las soluciones ERP (Enterprise Resource Planning).

Las ERP son sistemas de información que integran datos y automatizan los procesos de gestión digital dentro de una única plataforma, en este caso la nube. Al eliminarse ineficiencias fruto del factor humano y de fallos de procesos mal coordinados, se alcanzan mayores tasas de productividad, lo que repercute directamente en la rentabilidad del negocio.

Ciertamente, esta digitalización elimina puestos de trabajo conocidos hasta el momento, pero crea otros nuevos comprendidos desde el teletrabajo, gracias a que existen ERP adaptadas para cada modalidad de negocio. Para ello, existen empresas especializadas en potenciar el alcance y eficiencia de los negocios en la red, como es el caso de Kenos con su lema “Potenciamos tu negocio en la nube”, este tipo de empresas se encuentran especializadas en la maximización del potencial del área TI de las organizaciones, creando planes a medida.

Los beneficios de un negocio en la nube

Las ventajas de migrar a la nube son ilimitadas, pero es posible destacar 5 principales beneficios:

Te interesará  Lo que pasa en Internet en Tiempo Real

1. Reducción de costes: Mientras que los servidores tradicionales cuentan con elevados precios por un espacio fijo, las empresas proveedoras de servicios en la nube ofertan espacios de almacenamiento adaptados a los requerimientos de las empresas y por lo tanto el precio es variable y en algunos casos negociable. En el caso de la migración total para erigirse como empresa en la nube, también existen servicios de hosting específicos como Hostinger y Acens, que ofrecen planes de pago por cuotas.

2. Perspectiva de crecimiento: Existe una relación directa entre el crecimiento de una empresa y la cantidad de espacio que ocupa en la nube, lo cual es interesante ya que el espacio de almacenamiento puede ir modulándose en función de las fluctuaciones de la demanda. Lo mismo ocurriría con la velocidad de carga, si por ejemplo se estima que una determinada temporada del año implica una mayor proporción de ventas, es posible contratar un mayor ancho de banda justo para ese período de tiempo.

3. Eficiencia: Retomando la frase de que el mercado está en constante avance, merece la pena subrayar la gran labor de la nube como espacio que se encuentra a la última en cuanto a actualizaciones. Esto permite una mayor competitividad, además de una reducción de costes al prescindirse de servicios de actualización de software.

4. Globalización: En cualquier momento y en cualquier lugar y es que la nube se adapta a todo tipo de pantallas, funciona tanto de día como de noche y además opera por igual en cualquier parte del mundo. Esto permite que la empresa se convierta en un sistema ampliamente rentable que se encuentra en constante funcionamiento.

Te interesará  La guía definitiva del Mobile Marketing

5. Seguridad: La nube cuenta con un excelente protocolo de protección de datos, lo que evita que los empresarios sean víctimas de robo de datos o se encuentren supeditados a no perder sus copias de seguridad. El propio empresario puede saber quién accede a la información, sin obviar que de por sí solo pueden acceder las personas que tienen el permiso específico para ello.

Llegados a este punto, cabe plantearse la cuestión de si la nube es una tendencia que simplemente será explotada hasta que se desarrolle otra más factible o si, por el contrario, supone el futuro de los negocios. La realidad es que a largo plazo esto no se puede predecir, pero, por lo pronto, a corto y medio plazo, resulta el entorno más seguro y con mayores tasas de crecimiento existentes.

Tanto para las empresas que llevan muchos años operando como para las que se acaban de incorporar al mercado, la nube supone un cambio en las normas del juego, que les permite unirse a la tendencia expansionista y globalizadora de la que venimos siendo testigos en otros ámbitos. Cabe la posibilidad entonces de que este sea el comienzo de algo más grande, es solo cuestión de seguir avanzando.