El layout es una de las principales herramientas con las que se garantiza la efectividad en un almacén. Ese plano, o esquema de distribución de espacios, es crucial para asegurar que el control de existencias y el flujo del inventario sea óptimo.

Si está bien diseñado, el proceso logístico adquiere un grado de optimización más que favorable; los tiempos muertos se reducen al mínimo al igual que las incidencias en el manejo de materiales. En consecuencia, favorece el proceso productivo, impactando así el nivel de satisfacción del cliente.

Su elaboración implica mucho tiempo de análisis, establecer borradores y afinar el criterio más de una vez. Pero una vez diseñado, las mejoras para la empresa compensan el esfuerzo del diseño.

Ahora bien, ¿qué se debe tener en cuenta para diseñar este plano correctamente? ¡Veámoslo!

¿Cómo funciona el layout de un almacén?

Un plano de distribución o layout, representa gráficamente la superficie destinada a ser el almacén de la empresa. Este plano considera las medidas exactas llevadas a escala con el fin de poder planificar la mejor manera de distribución de los elementos, rutas de desplazamiento, cantidad de operadores, tiempos, entre otros.

Luego de obtener la gráfica con la distribución más adecuada para el tipo de materiales o mercancías, y el flujo de trabajo en la empresa, se lleva esta proyección al espacio físico. De esta manera, antes de realizar grandes inversiones en infraestructura, la empresa ha analizado detalladamente la mejor manera de construir el almacén.

Es importante acotar que en el diseño del layout tanto las medidas como los detalles descriptivos deben ser específicos. Se emplean colores, notas y leyendas con el propósito de establecer todos los parámetros sin dejar nada a interpretación.

Te interesará  Aplica Just in Time en tu almacén

Gracias a esto, la construcción del almacén puede realizarse correctamente.

¿Cómo se diseña un layout?

Desde el principio, para el diseño de esta poderosa herramienta se requieren utensilios y técnicas de dibujo técnico. Sin embargo, en nuestros tiempos existen softwares especializados en este tipo de diseño.

Uno de los más conocidos es AutoCAD, pero también pueden emplearse softwares como:

Pero solo el software no será suficiente. Es indispensable que tengas notas sobre una serie de variables que te describiré en la siguiente lista.

  • Tipo de materiales a gestionar
  • Volumen estimado de actividad
  • Volumen de materiales a gestionar
  • Medidas del espacio físico disponible
  • Maquinaria a emplear
  • Tipo y cantidades de racks o estanterías
  • Zona para el suministro
  • Zona para el despacho
  • Sistema de control de inventarios
  • Metodología de inventario a utilizar

Con todos estos elementos, primero se traza en el lienzo lo que representaría el espacio físico disponible para el almacén. Siempre consideramos una vista superior del mismo.

Posteriormente, dentro del espacio especificado se realiza la distribución de los elementos. Evidentemente, el primer diseño de layout es solo una referencia ya que en la mayoría de los casos, antes de ser aprobado suele pasar varias rondas de edición.