La mayoría de las empresas ajustan sus precios básicos de acuerdo con las diferencias entre clientes, productos y lugares.

En la fijación de precios segmentada, la empresa vende un producto o servicio a dos o más precios, aun cuando tal diferencia no esté basada en costos distintos. En esta fijación de precios por segmentos de clientes, distintos clientes pagan diferentes precios por el mismo producto o servicio. Por ejemplo,  cuando en un museo visitan estudiantes o un grupo de turistas el precio de entrada en diferente al general.

También se fijan los precios segmentados por el lugar donde se vende o da el servicio. Por ejemplo, los teatros varían sus precios según día y hora de función, los cines según lugar de ubicación, los hoteles ofrecen descuentos por temporadas específicas o fines de semana.

Para que la fijación de precios segmentada  sea una estrategia eficaz, deben cumplirse ciertas condiciones. El mercado debe ser segmentable y los segmentos deben mostrar distintos grados de demanda. Los costos  de segmentar y llegar al mercado no deben exceder las utilidades adicionales obtenidas por la diferencia de precios, y lo más importante es que los precios segmentados reflejen diferencias reales en el valor percibido por los consumidores.

[divider] [/divider]

No se olviden que todos los jueves pueden seguirme con el hashtag#JuevesMarketero. Este es un espacio que busca enseñar a personas NO marketers, los temas importantes del marketing. Si desean más recomendaciones los invito a visitar mi blog > Cinthia Bazan.

¿Te interesó? ¡Compártelo en tus redes!