No todo lo que brilla es oro; y no todos los ingresos son ganancias.

Toda empresa debe tener en cuenta que aumentar las ventas tendrá un impacto positivo en su desarrollo económico, solo si supera el punto de equilibrio. Si has oído hablar de él pero no tienes idea de cómo identificarlo, mantente conmigo.

Cada vez que inicias un proyecto, debes tener en cuenta una serie de aspectos financieros clave, y uno de ellos es el cálculo que permite conocer las ganancias. Para ello, es fundamental identificar el break even y desarrollar un plan que te ayude a mantenerte por encima de dicho punto.

¿Qué es el punto de equilibrio?

Este concepto se relaciona directamente con el margen de beneficios que sostiene una empresa. En palabras sencillas, el punto de equilibrio es una cifra monetaria que representa la nivelación entre los ingresos de la compañía y todos los gastos de la misma.

De esa manera, funciona como un punto referencial dentro de la planificación para establecer los márgenes de ganancia por venta y diseñar un programa de ROI atractivo.

Te interesará  Marketing en época de crisis

Sin duda alguna, es un aspecto crucial en la evaluación de nuevos inversionistas y una clave en el desarrollo de propuestas comerciales. En efecto, establecer este punto en la economía de la empresa permite conocer a partir de qué momento aparecen las ganancias; además del mínimo de ventas requerido para no caer en números rojos.

Por su naturaleza, este punto forma parte de las etapas tempranas de la planificación organizacional. Ayuda significativamente a esclarecer el panorama comercial y permite diseñar estrategias que favorezcan la economía interna.

En base a sus cálculos y con un control financiero regular, los directivos pueden tomar decisiones oportunas para mantener la empresa a flote, aun cuando haya contratiempos graves.

Ahora bien, aunque el concepto y el cálculo sean simples, si pasa desapercibido, la empresa podría enfrentarse a escenarios complejos. La toma de decisiones estaría colgada de un hilo endeble.

Pasos para identificar el punto de equilibrio

Dependiendo de la amplitud con la que se pretenda evaluar el asunto, el punto de equilibrio podría identificarse de dos maneras.

Te interesará  Consejos para no perder el control en atención al cliente

Visión macro

En esta vía, lo primero que hay que hacer, es contabilizar los costos fijos de la organización en un período mensual. Adicionalmente, agregar los costos variables y hacer una suma de ambos datos para obtener los egresos obligatorios de la empresa.

Desde una perspectiva general, el punto de equilibrio se logra cuando el nivel de ingresos es igual a la sumatoria de egresos.

Visión detallada

Por otra parte, se puede calcular el punto de equilibrio a través de una fórmula simple que enfoca la percepción en un número concreto de unidades vendidas. Es decir, además de observar la magnitud de los egresos, permite conocer la participación de cada unidad de producto en el logro del break even.

Para ello, necesitarás tomar nota de

  • Costos fijos
  • Costos variables
  • Unidades vendidas

En relación a ellos aplicas la siguiente fórmula:

Punto de equilibrio unitario = Costos fijos / [Precio de venta – (Costos variables / Unidades vendidas)]

Espero que a partir de ahora tengas mayor claridad en el proceso de planificación financiera de tu empresa. Recuerda que si tienes dudas, puedes dejarla en los comentarios.

Te interesará  Liderazgo en tiempos de crisis – Cómo salir exitoso de un momento difícil