Comúnmente, la vida de un personaje importante nos lleva a un sitio lejano donde este comienza para luego viajar a donde sería su principal teatro en el cual, dejaría que su obra máxima empezara a tomar forma. Esta vez, el relato nos lleva al medio oriente donde la vida de Carlos Slim tendría sus raíces.

Este viaje empezaría con sus padres, Julián Slim Haddad y Linda Helú Atta. Ambos procedentes de Líbano, país del cual muchos refugiados de los distintos conflictos bélicos, llegaron a cientos de países latinoamericanos.

Sin embargo, en especial, estos dos llegaron a México donde darían a luz a 6 hijos, siendo nuestro personaje el tercero de esta lista. Carlos tendría más repercusiones en este país de Centroamérica por su gran visión de los negocios y su excelente capacidad analítica en distintos campos matemáticos; pero como muchos, era solo un hijo de inmigrantes, buscando la manera de adaptarse.

Infancia de Carlos Slim

Creciendo en una familia que siempre apuntaba a aumentar sus ingresos monetarios mediante los manejos de distintos comercios, Carlo Slim apuntaría a seguir todos estos ejemplos, sin saber que un día se convertiría en la persona número 11 de los hombres más ricos del mundo según la revista Forbes.

Es que desde muy niño tuvo a los números casi que tatuados en su piel; su entendimiento de los negocios y cómo debían ser aprovechadas las oportunidades de inversión, lo llevaron un día, a tener un imperio a escala nacional en México y a poseer empresas e inversiones fuera de su país.

Es común, que cuando hablamos de personas con origen en el medio oriente, pensemos que todos ellos tienen una gran capacidad para convertir pequeñas inversiones en enormes montones de dinero, cosa que en parte es cierto.

Te interesará  Mark Zuckerberg: el genio de Facebook

Su vida escolar lo haría resaltar por su gran facilidad para las matemáticas, lo que un día le daría la oportunidad de un siguiente paso increíble; estudiar Ingeniería Civil en la Universidad Autónoma Nacional de México. 

En este sitio, empezaría a concebir una fórmula que luego significa un enorme reconocimiento empresarial, ya que por su afán a las matemáticas y como los números están presentes en todo, escogería como tema de tesis Aplicaciones de la Programación Lineal en Ingeniería Civil.

Estudios superiores de Carlos Slim

Su tesis cuenta con mención honorífica y un reconocimiento por la UNAM, debido a sus distinguidas labores en las cuales, mientras a la par de sus estudios, también impartía las cátedras de Álgebra y Programación Lineal; en otras palabas, era profesor de sus compañeros y alumno en otras materias. 

Se graduó en el año 1961, e inmediatamente empezará a construir su imperio ladrillo por ladrillo. Una de sus primeras inversiones sería en un sector creciente y que representa siempre un buen negocio, el sector inmobiliario.

Un hombre siempre resalta por cómo es capaz de conseguir dinero de forma honesta, este sería el caso de Carlos. Sin ser muy paciente, empezará a diversificarse a otras ramas con el fin de que nada lo detuviera.

Vida empresarial de Slim

La visión de una persona es realmente impresionante, ya que esta determina la cantidad de éxito que tendrá y como podrá resolver los problemas que se presentan en el camino que escojas.

Te interesará  Historia del osito Bimbo

Siendo un inversor salvaje por naturaleza, el siguiente camino lo llevaría a estar presente en los sectores de industria textil, minería, comercios, alimentos; sitios que representan una enorme victoria comercial por su rentabilidad.

Su ingenio le permitirá ya en los años 80 ser un auténtico millonario. Sin embargo, sacaría aún más provecho al nacionalizar a la banca; lo que le servirá para adquirir muchas empresas y así crear el grupo financiero Inbursa, el cual maneja todas las adquisiciones de Slim en la banca pública y privada del país.

Una de sus grandes cualidades es que su pulso no tiembla cuando se trata de comprar empresas para revalorizarse y aumentar su enorme poder.

Su máxima obra financiera es el Grupo Carso, el cual domina Telmex (la empresa de telefonía fija más grande de México), como también otras compañías de renombre nacional como otras no tan importantes, pero que ofrecen productos interesantes.

Tanto Elon Musk, Mark Zuckerberg como otros empresarios relevantes, estos siempre destacan por ser capaces de analizar y mover bien sus piezas para seguir aumentando su poder a escala mundial mediante las nuevas tendencias que van surgiendo.

Tras una larga vida empresarial llena de muchos aciertos que lo ha llevado a competir contra otros magnates y de los cuales ha sabido perder y en otras ocasiones ha tenido que retirarse de las negociaciones. Carlos Slim es una figura muy fundamental a escala mundial.

Te interesará  Michael Porter y las claves de la competitividad empresarial

Hoy a sus 82 años de edad, delegó gran parte de sus labores a sus 6 hijos, los cuales han aprendido los secretos para ser alguien exitoso en la vida de la mano de una voz autorizada en este mundo.

Si bien, su vida empresarial es una muestra impecable de que solo se necesita querer hacer las cosas para lograrlas, no es de menos también destacar los numerosos galardones que ostenta por sus aportes al sector empresarial.

Por mencionar alguna, posee la Medalla de Honor al Mérito Empresarial de la Cámara Nacional de Comercio de la Ciudad de México; La condecoración de Comendador de la Orden Leopoldo II de Bélgica; Medalla del Presidente de la Universidad George Washington. Estas son únicamente algunos reconocimientos por su liderazgo e investigación empresarial que cambió fuertemente los parámetros en las compañías Mexicanas.

Con solamente pensar que este magnate de los negocios empezó todo su imperio con una chequera y una libreta regalada por su padre; vendiendo dulces en la cercanía de su casa y además haciendo su primera inversión a la edad 12 años, nos muestra cómo alguien simplemente necesita inspirarse para lograr lo que se propone.

Hoy nada más ostenta algunos cargos presidenciales de forma honorífica; aunque lo niegue, los años le pasan factura. Sin embargo, en cuanto al manejo de adquisiciones e inversiones, solo él posee la última palabra, ya que la experiencia que posee es la mayor riqueza que ha podido cosechar.