Como cualquier industria, el mercado móvil también se enfrenta al fraude. Este tipo de estafa no afecta a los usuarios, pero altera y distorsiona las métricas y la interacción con los anuncios, causando pérdidas a los negocios con apps móviles que alcanzarán los 100 mil millones de dólares para finales de 2023, según datos de Statista.

México y Vietnam se destacan como los mercados líderes donde se detectaron las mayores tasas de fraude publicitario móvil, afectando principalmente a las aplicaciones de finanzas, compras y casino-apuestas, según datos de AppsFlyer.

En el caso de iOS, se observó un incremento del 40% en este tipo de fraude durante el primer semestre de 2022, mientras que en Android el aumento fue del 46% en el mismo período.

Por ello, Rocket Lab, una adtech especializada en mobile growth que ayuda a las marcas a alcanzar los objetivos de crecimiento de sus apps a través de publicidad en dispositivos móviles, explica cómo funciona el fraude publicitario móvil, sus principales características y cómo es posible combatirlo:

¿Qué es el fraude publicitario?

El fraude publicitario en el ámbito móvil se refiere al robo del presupuesto publicitario a través de dispositivos móviles, como teléfonos inteligentes y tabletas, que afecta a las aplicaciones móviles, desarrolladores y anunciantes.

Actualmente, el fraude de instalación de aplicaciones se ha convertido en el método principal para llevar a cabo este tipo de estafa, siendo los bots responsables de más del 70% del robo publicitario a nivel mundial.

«A pesar de los avances de la industria de la publicidad móvil en la lucha contra el fraude publicitario, el riesgo sigue presente y los estafadores siempre buscarán aprovechar esta situación. Es crucial que los equipos de marketing de las empresas estén alerta, se mantengan actualizados sobre este tema y tomen medidas para combatir este problema en constante evolución. De esta manera, podrán proteger sus recursos financieros y limitar su exposición a posibles estafas», señaló Juan Echavarría Coll, CEO y cofundador de Rocket Lab.

Te interesará  Reviviendo el turismo en Latam

3 principales tipos de fraude publicitario móvil:

Hijacking: Este tipo de fraude implica la manipulación de los datos de atribución en las campañas de marketing móvil. Los defraudadores manipulan los datos para reclamar la atribución de instalaciones y conversiones que no fueron generadas por la interacción legítima de un usuario con un anuncio o una aplicación. 

Así obtienen el pago publicitario fraudulentos. Los métodos más utilizados incluyen tráfico con bots, falsificación de clics y la inserción de anuncios que redirigen a los usuarios a aplicaciones que permiten a los estafadores reclamar el pago por instalaciones o atribuciones.

Inundación de clics: Consiste en la generación masiva y fraudulenta de clics en anuncios móviles. Se utilizan dispositivos automatizados para simular interacciones reales, lo que artificialmente aumenta el número de clics registrados en una campaña publicitaria. El objetivo principal es engañar a los anunciantes y a los sistemas de seguimiento de anuncios, creando una falsa impresión de interacción y participación del usuario con los anuncios.

Device Farms: Esta práctica implica el uso de lugares con una gran cantidad de dispositivos móviles para simular la actividad de múltiples usuarios. Se realizan clics en anuncios reales y descargas de aplicaciones reales, todo detrás de direcciones IP falsas y con identificadores de dispositivos nuevos aumentan de forma falsa el rendimiento de las campañas publicitarias,  número de impresiones y tasas de conversión.

«Es crucial que los equipos de marketing en las empresas adopten las mejores soluciones de detección de fraude. La colaboración con proveedores confiables y el monitoreo constante de las métricas de campaña son algunas de las estrategias que pueden ayudar a proteger las inversiones publicitarias y garantizar resultados más efectivos», señaló Miguel Àngel Vásquez, Head of Ad Operations de Rocket Lab

Te interesará  Lo que necesitas saber sobre Vk

Actualmente es posible combatir el fraude publicitario móvil con la puesta en marcha de buenas prácticas como:  

  • Monitoreo constante: realiza un seguimiento regular de las métricas publicitarias clave, como impresiones, clics y conversiones. Es importante utilizar herramientas de análisis y atribución confiables para identificar patrones sospechosos y anomalías en los datos.
  • Validación de tráfico: los marketers pueden implementar soluciones de validación de tráfico para detectar y filtrar el tráfico no humano, como bots y granjas de clics. Esto asegurará que los anuncios lleguen a usuarios reales y evitará la inflación artificial de las métricas publicitarias y con ello el gasto publicitario.
  • Trabajar con socios o empresas de Ad Tech confiables: Es indispensable contar con socios que tengan bases de datos confiables y políticas claras contra el fraude publicitario móvil. Estas deberán implementar medidas de seguridad y filtros para prevenir y detectar actividades fraudulentas. 
  • Selecciona socios que se preocupan por educar a sus clientes sobre el fraude: Busca socios estratégicos que hablen abiertamente sobre el tema y te brinden la seguridad de que están comprometidos a actuar de manera honesta en sus relaciones comerciales con sus clientes.

Es crucial que los negocios exijan a su proveedor de tecnología publicitaria (adtech) una garantía antifraude que asegure que no se les cobrará ninguna parte de la inversión afectada en caso de fraude.

En conclusión, al mantener un monitoreo constante, realizar la validación de tráfico y colaborar con socios confiables, los anunciantes pueden proteger el crecimiento de la aplicación y maximizar sus ingresos publicitarios. Es importante recordar que el fraude representa una pérdida de tiempo y recursos.