Las empresas temporalmente utilizan la fijación de precios promocionales para sus productos por debajo del precio de lista y en ocasiones incluso por debajo del costo para crear urgencia y euforia al comprar.

La fijación de precios promocionales adquiere varias formas, la primera es cuando un vendedor podría solo ofrecer descuentos de los precios normales para incrementar sus ventas y reducir los inventarios y la segunda por un evento especial en ciertas temporadas para atraer a más clientes.

Sin embargo, en ocasiones la fijación de precios promocionales tiene efectos adversos. Si se emplea con demasiada frecuencia y los competidores lo copian, crearía clientes proclives a las gangas, que esperan a que las marcas tengan rebajas para comprarlas o la reducción constante de precios llega a deteriorar el valor de una marca a los ojos del consumidor.

Muchas veces los marketeros se vuelven adictos a fijar precios promocionales, en especial en épocas económicas difíciles, usan los precios promocionales como una solución rápida, en lugar de pasar por el difícil proceso de desarrollar estrategias eficaces a largo plazo en la construcción de sus marcas.

_
Referencias: Libro “Marketing” Autor: Philip Kotler / Gary Armstrong

¿Te interesó? ¡Compártelo en tus redes!