empresa y se termina perdiendo dinero con soluciones que no tienen mucho sentido. Con estas cuatro recomendaciones no se le escapará ningún descuento.

Usar cupones de descuento para las compras de la empresa

Existe un conjunto de cupones promocionales ideales para las compras de la empresa. Es algo que generalmente no se tiene en cuenta más que para las compras hogareñas, pero que puede ser muy útil para las compañías.

Estos cupones son especialmente útiles para compras de gran porte como reposición de hardware, compra de monitores o de ordenadores, entre otros. También es posible usar cupones para stockearse de material de oficina como resmas de papel y bolígrafos. 

No descuidar los gastos pequeños

Los gastos pequeños como la reposición de papel higiénico, anotadores, café para la máquina o materiales de oficina parecen una cosa nimia pero suman mucho a lo largo de los meses y de los años.

Es conveniente hacer estas compras en un sitio que venda al por mayor para poder recibir importantes descuentos al comprar en bulto. Esto requiere una importante inversión inicial, ya que es posible que tenga que comprar los bolígrafos de todo el año de una sola vez, pero si lo hace verá que esta decisión representa un importante ahorro mes a mes.

Prestar especial atención a los impuestos 

IVA, Impuesto Especial sobre Producción y Servicios, Impuesto Sobre la Renta. El sistema tributario mexicano puede ser difícil de entender para alguien que no es especialista en el pago de impuestos.

Llevar una mala contabilidad frente al Servicio de Administración Tributaria (SAT) podría llevar directamente al pago de sanciones o multas. Por este motivo, la contratación de un profesional de la contabilidad sale a cuenta en muchos casos.

Te interesará  ¿Cuáles son los tipos de software?

Además de evitar una sanción, un experto puede ayudarle a encontrar formas de desgravar algunos gastos en bienes y servicios. En otras palabras, el contador se paga solo. 

Invertir en la formación del personal

Pagar cursos y formaciones para sus empleados es una inversión en el futuro de la empresa. Un empleado bien formado atenderá mejor a sus clientes y puede hacer aportes de mayor calidad para mejorar las prácticas de la empresa, volviéndola más rentable.

Está demostrado que la formación del personal aumenta la motivación de los trabajadores. Además, ayuda a incrementar la productividad y el sentido de pertenencia. El equipo estará más motivado y comprometido con sus objetivos. 

La formación también ayuda en la retención del talento. Ganará prestigio y evitará que los empleados de mayor valor salgan corriendo en cuanto tengan una oferta tentadora. La retención del talento es clave porque las búsquedas permanentes de personal tienen un costo alto y producen desgaste en el resto del equipo.

Por todos estos motivos, ofrecer formaciones relativas al sector de la empresa es importantísimo para sus empleados y puede ser una forma de ahorro y de asegurar un futuro mejor para su empresa.