”Dejar de fumar es fácil. Yo ya lo dejé unas cien veces” Mark Twain.

¿Por qué diariamente se venden más de 13 mil millones de cigarrillos, si en cada empaque hay una imagen de pulmones tostados, piernas amputadas ,dientes podridos o incluso anunciando  la muerte?

Cuando vemos estas imágenes y avisos podríamos pensar que el consumo de cigarrillo se detendrá muy rápidamente en los próximos años. Hoy se fuma más que nunca y eso se puede deber a dos causas: Ningún fumador en el mundo sabe leer ni interpretar una imagen, o bien simplemente la ignora.

durante una investigación realizada con cientos de voluntarios para observar su comportamiento frente a los nuevos avisos de los cigarrillos, Se les preguntó si las imágenes les había generado algún impacto, O bien había hecho que redujeran su consumo. La respuesta de la mayoría de las personas fue un contundente sí. Es decir, Según la encuesta las nuevas campañas para controlar el consumo de cigarrillo tendrían éxito porque la gran mayoría de las personas afirmaron que esas imágenes habían disminuido sus ganas de fumar. Sin embargo en el minuto que se arrojaban estos resultados, En el mundo se estaban vendiendo más de 9 millones de cigarrillos.

La investigación no se detuvo ahí, Cada uno de los voluntarios fue sometido a uno de los instrumentos de escaneo de actividad cerebral más sofisticados del mundo, llamado el FRMI, Una versión avanzada del electroencefalograma. El FMRI detecta las zonas donde más actividad cerebral hay en tiempo real y  milímetro a milímetro, De acuerdo a la cantidad de oxígeno y a las hondas generadas por el cerebro. Esta herramienta es actualmente una de las más utilizadas para la investigación en NeuroMarketing, Porque permite al investigador entrar en el subconsciente del consumidor-Un lugar donde no interfieren ni las emociones ni la presión social-  Y preguntarle lo que desee, lo mejor es que es a prueba de mentiras.

Los resultados de la segunda parte de la investigación fueron completamente contradictorios a lo que decían los voluntarios. Ni las imágenes ni avisos habían hecho efecto alguno. Toda esa inversión de tiempo, Dinero y esfuerzo por parte de los gobiernos de al rededor 123 países había sido un desperdicio. Lo que es más sorprendente aún es que de hecho estos avisos de advertencia habían estimulado un área del cerebro de los fumadores llamado el Núcleo Accubens, También conocido como el lugar del deseo. Esta región del cerebro es un vínculo entre neuronas especializadas que se activan cuando el cuerpo humano desea algo-Ya sea alcohol, Drogas, Sexo, Apostar o tabaco.

En resumen ,Los resultados del  el FMRI demostraron que los avisos de advertencia en los empaques de cigarrillo no solo no  disminuían el consumo, sino también lo estimulaban.

Un saludo del equipo de Easy Marketing.

 

 

¿Te interesó? ¡Compártelo en tus redes!