Gustav Klimt fue el más famoso de los artistas austriacos del movimiento modernista.

Klimt también fue conocido por la entrega hacia sus musas  como fuente de inspiración, haciendo retratos que narraban los encantos irresistibles, y desbordaban energía sensual en cada obra. Sus obras invitan a los hombres a someterse ante los encantos de éstos seres superiormente eróticos y mágicos.

Las expresiones de descaro, tonos dorados y motivos geométricos destacan la vestimenta y fortaleza de sus personajes,  dándole a sus obras un sello único contra la mojigatería austriaca, según decía él.

La obra “Retrato de Adele Bloch Bauer” o La Dama de Oro, es una de las obra más conocidas de Klimt. Y ahora se volverá la cara principal  y el motivo de inspiración de dos bálsamo labiales que complementan el retrato. Dichos productos pertenecen a la marca AERIN, y se alojan en un estuche dorado,  con una bolsa negra y dentro de un cofre ornamentado con el retrato, que estará disponible por tiempo limitado en la tienda de Diseño de la Neue Galerie y online neuegalerie.org.

Cabe mencionar que todas las ventas de la Tienda de Diseño apoyan a la exposición y a programas de educación de la Neue Galerie.

Es interesante el misticismo que envuelve a la femineidad. Y como la magia de las musa puede inspirar a grandes pintores y negocios que retratan una parte de la sociedad y su comportamiento como consumidor.

Aquí dejo una muestra de las obras de Gustav Klimt:

¿Te interesó? ¡Compártelo en tus redes!