Emprender es un proceso fascinante, pero no por ello se trata de una actividad sencilla. De hecho, arriesgarse a levantar un modelo de negocios es demandante y la carencia de experiencia te lleva a muchas operaciones fallidas.

Para evitar esto, surgen organizaciones como las incubadoras de empresas en México cuyo propósito es ofrecer el acompañamiento a proyectos con el fin de escalarlos.

¿Te interesa conocer sobre las funciones de las incubadoras?

¡Entonces conversemos!

¿Qué son las incubadoras de empresas?

Para entender qué es una incubadora de esta gama es necesario contrastar con las del sector médico. Imagina una organización que cuenta con expertos en negocios, tecnología y dueños de gran capital que apuntan a la expansión del ecosistema emprendedor.

Con esta premisa en mente, adoptan una idea, incluso sin testearse en el mercado con el objetivo de optimizarla, lanzarla y expandirla. En teoría, se parece a una aceleradora, pero cuenta con algunas diferencias dentro de las que destacan dos puntos altamente relevantes.

  • Las incubadoras no persiguen un crecimiento precipitado sino sostenido y progresivo, sin importar cuánto tiempo tome.
  • Las incubadoras solo necesitan una idea potencial, con su participación son capaces de darle forma e introducirla en el mercado.
  • Una aceleradora parte un negocio exitoso existente y busca su crecimiento explosivo, mientras que una incubadora busca pasar de la idea a un negocio sustentable generalmente dirigidos por personas que es su primera aventura empresarial.

Dicho de otro modo, es como un banco de recursos, estrategias, intelecto e infraestructura donde emprendedores y pequeños empresarios encuentran la solución a los problemas iniciales.

Todo el que ha diseñado un modelo de negocio entiende que en el principio existe una especie de círculo vicioso del que es difícil salir. Necesitas recursos, el negocio los puede dar, pero no arranca por la necesidad inicial; así mismo, encuentras organizaciones dispuestas a ayudar pero estas demandan que tengas una validación del negocio.

Te interesará  Por qué debemos prestar atención a las pymes

¿Qué hacer entonces?

En ese escenario, no debes acudir a un ángel inversionista, ni a una aceleradora; necesitas una incubadora de empresas.

Principales funciones de una incubadora empresarial

Tal y como ocurre con un bebé, una empresa necesita cierto grado de madurez para enfrentarse al mercado. Si sales a la luz antes de tiempo, serás devorado por depredadores en cuestión de tiempo, pero madurar requiere de experiencias. Por ello, en una incubadora de empresas se encargan de:

  • Analizar el contexto de la idea de negocios
  • Evaluar el mercado en el que pretende entrar
  • Determinar qué tipo de recursos necesita
  • El personal estratégico y operativo necesario
  • Diseño, implementación y control de estrategias de crecimiento
  • Inversión de los recursos financieros necesarios
  • Acompañamiento en todo el proceso

Todo ha sido un gran impulso para cientos de emprendedores en Latinoamérica, principalmente en países como México, donde se ha comprobado que las universidades albergan grandes innovadores con ideas brillantes, pero que necesitan una mano.

De ser así, ¿por qué no intentarlo?

Ciertamente las incubadoras de empresas llevan cerca de 30 años en dicho país, pero no es un secreto que en esta era del emprendimiento masivo, ahora están dando un nuevo paso. Durante los próximos años, la competencia empresarial se volverá más compleja, debido a que quienes tenían dificultades para arrancar sus propuestas, hallan en las incubadoras la pieza maestra para hacer frente a cualquier competidor.

¡Estoy ansioso por ver cómo se proyecta esto en los próximos 5 años! ¿Y tú?