Un error común cuando se desea aumentar las ventas es apuntar a generar más tráfico. No está del todo mal, pero la mejor solución es mejorar la tasa de conversión.

Esta medida no solo te ayudará a facturar, sino que te permitirá entender el verdadero interés de aquellos que entran en contacto con tu negocio. Por ello, hoy te presentaremos algunos consejos útiles para que tu CRO alcance los niveles óptimos.

¿Por qué es importante la tasa de conversión?

La tasa de conversión, también conocida como ratio de conversión, es el indicador que permite evaluar la cifra real de aquellos usuarios que pasan de ser visitantes a ser clientes. Puedes tener un millón de visitas en tu página web o miles de vistas en tu canal de YouTube, pero solo aquellos que se convierten en suscriptores son el verdadero tesoro, pues son quienes han dejado más que un clic.

Generalmente cuentas con su mail, o algún otro dato para contacto más directo. Lo que al final permite generar un flujo de facturaciones más recurrente, estable y de grandes márgenes de ganancias.

Muchas personas se centran en estrategias de posicionamiento; y claro que es necesario, pero solo el SEO o SEM serían insuficientes. No basta con ocupar los primeros lugares en los buscadores, si los elementos de la conversión web no están optimizados, todos los esfuerzos anteriores terminarán en la nada.

Partiendo de esta premisa, entenderás que no se trata de un asunto de segundo plano, sino que el éxito de tu empresa, depende en gran medida de esta métrica. Así que veamos tres consejos útiles que apreciarás en tu empresa.

Te interesará  ¿Qué herramientas se utilizan para crear un podcast?

Entiende tu negocio y sus principales indicadores

No todos los negocios funcionan igual. Cada industria/sector tiene una serie de variables que influyen en su desarrollo y por supuesto en su propia representación del éxito comercial. Por lo tanto, lo primero es detenerse a analizar en qué tipo de negocio estamos y detallar cuáles serían las medidas reales que representan un verdadero crecimiento de la empresa.

Por ejemplo, si tienes un ecommerce de ropa femenina, es entendible la necesidad de analizar la cantidad de visitas. Sin embargo, necesitamos ir un paso más allá y evaluar aspectos como:

  • Carritos abandonados
  • Producto de mayor interés
  • Ventas concretadas
  • Suscriptores a la newsletter

Por otra parte, si se trata de una web informativa, en la que no hay un producto de venta, sino que se factura de acuerdo a los anuncios pagados, la tasa de conversión entraría en otra categoría.

 Los indicadores complementarios para analizar la conversión podrían ser:

  • Tasa de permanencia
  • Tasa de rebote
  • Suscriptores
  • Descargas de lead magnets
  • Clics (en los anuncios)
  • Otros

Ahora bien, si se trata de una agencia de viajes virtual, en efecto existen otros parámetros que complementarán la analítica de conversión. Dentro de los principales elementos relacionados a esta industria, encontrarás:

  • Media de reservas
  • Suscriptores
  • Leads que necesitan soporte
  • Otros

Así mismo, los diferentes sectores comerciales cuentan con su propio panorama del comportamiento de su audiencia. Por eso es indispensable entender el sector, qué se espera de la audiencia y evaluar la tasa de conversión de acuerdo a esto.

Finalmente, cuando entiendas cómo funciona la estadística de tu propio negocio, podrás aplicar esta fórmula y obtener métricas conscientes que serán la base para nuevas estrategias comerciales.

Te interesará  La mejor opción para un Hosting WordPress

Tasa de conversión = Cantidad de usuarios / Usuarios que concretan la acción

Recuerda que, en el funnel de ventas, tenemos una enorme masa de usuarios en la parte alta, pero que en la última etapa están los de mayor valor. Esta fórmula mide el extremo superior frente al extremo inferior.