Conclusión: cómo elaborarla para que cause impacto

conclusión

¿Estás por terminar un texto, pero te cuesta crear una conclusión poderosa? Esto es más común de lo que crees, sin embargo, hoy estás por descubrir cómo hacer que tu cierre del texto sea realmente extraordinario.

Este es el elemento final de un tema, un segmento en el que concretamos un argumento y dirigimos al lector a donde queremos que vaya. No importa el propósito del texto, al final, se trata de persuadir al lector para que comprenda, haga o deje de hacer algo.

Partiendo de esta perspectiva, permíteme revelarte los secretos de una conclusión de alto impacto. Quiero que los apliques en tu nuevo texto y que compruebes cuán funcional es.

5 trucos para hacer una conclusión poderosa

Es importante aclarar que, para hacer una conclusión magistral, no necesariamente has de enfocarte en los trucos. Cada texto viene acompañado de un contexto específico, y lo más importante es que aprendas a manejar estos puntos de acuerdo a la situación en particular.

¡Comencemos!

Enfócate en resaltar la idea principal

Considerando que la conclusión es el cierre de tu presentación, asegúrate de destacar todos esos elementos que le dan fuerza al tema. Por supuesto, has de destacar la idea principal.

Aprovecha esta sección para presentar soluciones al tema, respuestas o aclarar las dudas que iniciaron el planteamiento.

No agregues nuevos elementos al tema

Ten en cuenta que en la parte final de tu texto no debes agregar nuevos elementos de los cuales no se ha hablado antes. La idea, una vez que llegas al final, es cerrar la comunicación sin dejar brechas a nuevas dudas.

Te interesará  Publicidad profesional – Ejemplos de anuncios publicitarios para tu negocio

Por eso es importante construir la conclusión luego de que todo el texto está desarrollado. De esa manera sabrás cómo conjugar la información a medida de cierre.

Conecta con el propósito de la introducción

En efecto, una manera magistral de cerrar es conectar el final de tu planteamiento con el origen. Es una manera sutil de demostrar que te has estado moviendo sobre un mismo hilo comunicacional.

Dicho de otro modo, cuando conectas el final con el principio, se crea un flujo cuasi perfecto de información en la mente de quien lee. Es decir, hacemos que llegue a ese momento Eureka en el que comprende a la perfección el planteamiento.

Persuade al lector

Recuerda: queremos que nuestra contraparte comprenda, haga o deje de hacer algo. En base a esto, asegúrate de incluir palabras o frases que persuadan a quien lee.

Recurre a frases interactivas que inciten al lector a ejecutar una acción; tal vez a profundizar más, a comparar tu planteamiento o, incluso, a una acción concreta. Por ejemplo, suscribirse a tu blog o dejar un comentario.

Evita la redundancia

Quizás, el punto más difícil, la trampa al momento de crear una conclusión está en la redundancia. Resaltar la idea principal o destacar los puntos fuertes del tema no significan repetir el mensaje.

En vez de eso, lo que se pretende es compaginar dichas ideas de una manera fluida para que cierre el tema. Piensa en esto, cuando estás leyendo un artículo que dice exactamente lo mismo una y otra vez, ¿continúas hasta el final o lo dejas de lado?

No tengo que conocerte para saber que al igual que yo, dejaría el artículo para otor momento, o quizás, nunca más revisar. Así que asegúrate de que en tus creaciones este punto no sea un dolor de cabeza.

Te interesará  Inteligencia artificial en los negocios: Más allá de la automatización
Otras consideraciones para elaborar una conclusión.

Construye una conclusión acorde a tu propio esquema

Después de años en el mundo de la escritura y la creación de mensajes, hemos encontrado que si realmente quieres hacer una conclusión de alto valor, necesitas construirla desde el principio.

Antes de desarrollar el tema, escribe borradores. Estos te permitirán organizar las ideas y definir qué hilo seguir en toda la comunicación. Podrás identificar qué elementos están de sobra y qué detalles faltan para que el mensaje sea completamente coherente.

Si mantienes una estructura ordenada, fácilmente podrás identificar los puntos fuertes del mensaje, las ideas centrales, de qué manera persuadir a tu tipo de lector y cómo darle la estocada final al texto.

Cómo sé si mi conclusión está bien construida

Ahora que tienes todas las herramientas y los secretos para hacer una conclusión poderosa, debes comenzar a practicar cuanto antes. Lleva estos trucos a tus propios mensajes y comienza a notar cómo los cierres de cada tema se hacen cada vez más refinados.

Una vez que hayas terminado, es necesario someter la pieza a una prueba de fuego, en la que puedes participar tú o alguien en quien confíes.

La prueba para determinar si has concluido bien consiste en leer el tema completo, desde la introducción hasta tu nueva manera de concluir. Al final, comprueba lo siguiente:

  • El mensaje está estructurado
  • El final conecta con el propósito inicial
  • Existen frases interactivas
  • Se da a entender que hemos terminado

¿Estás listo? Ha llegado tu momento, así que deja de leer y comienza a bocetar tus propias conclusiones.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *