La mayoría de las veces no somos suficientemente conscientes del proceso de toma de decisión en nuestro día a día; por ello, me he tomado el tiempo de compartir contigo estos puntos que te ayudarán a ser más directo y ahorrar tiempo ante las opciones a evaluar.

Tanto en nuestra vida personal como laboral, continuamente se nos presentan múltiples posibilidades sobre las que hay que decidir. Cuanta más información sobre las posibilidades esté disponible en el momento, mayor será el potencial de optimización.

¿Qué es la toma de decisiones?

La toma de decisiones es el proceso de elegir una opción entre diferentes alternativas y actuar en consecuencia. La mayoría de los individuos están ante situaciones en las que debe optar por algo y esa decisión no siempre les resulta simple. El proceso de toma de decisión se activa cuando se presentan conflictos en diversos ámbitos de la vida a los que hay que encontrarles la mejor solución posible.

Llevando a nivel personal y profesional, incluye el establecimiento de objetivos, la recopilación de información relevante, la determinación de alternativas, el desarrollo de criterios de decisión y la elección de la mejor opción.

La forma en que se toma el proceso de toma de decisión dentro de una organización está influenciada por la cultura y estructura corporativa. Definiéndose como el desarrollo de la acción elegida en respuesta al conjunto de alternativas para lograr objetivos organizacionales o de gestión.

Los 7 pasos del proceso de toma de decisiones

En los manuales de un negocio y en las presentaciones de liderazgo, los profesionales suelen usar estos siete pasos en un proceso de toma de decisión.

Te interesará  La importancia de la misión de una empresa como marco operacional

Identificar la decisión

Define tu decisión con claridad primero debes identificar el problema que necesitas solucionar o la pregunta que quieres responder, si necesitas lograr una meta específica con tu decisión, haz que sea mensurable y oportuna para que puedas determinar con certeza si lograste el objetivo al final del proceso.

Reunir la información

Haz una evaluación interna para ver en qué ha tenido éxito tu organización, y en qué ha fallado, en las áreas relacionadas con tu decisión. Ten presente que puedes sentirte paralizado por un exceso de información, los datos y las estadísticas que parecen aplicables a tu situación podrían complicar el proceso.

Identificar las alternativas

Suele haber más de una opción para considerar cuando intentas lograr una meta. Con la información pertinente a mano, identifica las posibles soluciones para tu problema.

Analiza la evidencia

Ve qué han hecho otras compañías para tener éxito en estas áreas, y analiza exhaustivamente los éxitos y los fracasos de tu compañía.

Elegir entre las alternativas

Estás perfectamente listo para elegir. Habrás identificado y tienes claro qué decisión debe tomarse, habrás reunido toda la información pertinente y desarrollado y analizado los posibles caminos que puedes tomar.

Actuar

Elabora un plan para hacer que tu decisión sea tangible y alcanzable. Desarrolla un plan de proyecto relacionado con tu decisión y luego asigna las tareas a tu equipo una vez que se haya implementado el plan.

Revisar tu decisión

Una vez transcurrido un plazo predeterminado revisa tu decisión con una mirada honesta y pregúntate ¿Solucionaste el problema? ¿Respondiste la pregunta? ¿Alcanzaste tus metas?

Te interesará  13 tips infalibles para tu estrategia de contenido en redes sociales

Si lo hiciste, toma nota de lo que funcionó para referencias futuras.