Los dueños de grandes negocios reconocen que el éxito creciente de sus empresas se debe (en gran medida) a una cosa: las relaciones.

Para ellos, la construcción de relaciones sólidas es un proceso mucho más valioso que el logro de ventas masivas en corto plazo. Si lo analizas bien, al mantenerte desligado de las relaciones, puede que ocasionalmente llegue un cliente nuevo y realice una compra única de $1000, pero nunca vuelva.

Mientras que, aplicando marketing relacional, puedes obtener varios clientes de facturaciones de menor o igual volumen; con la diferencia de que son clientes recurrentes. Generalmente la sumatoria de sus compras a lo largo de su LTV supera con creces cualquier compra única.

Vale la pena mejorar esta cercanía particular con tu audiencia ¿Cierto?

¿En qué consiste el marketing relacional?

Definiendo esta rama del marketing, puedo decirte que se refiere a todas aquellas estrategias, que en conjunto, generan vínculos fuertes entre marcas y sus audiencias. De manera que, exista un alto nivel de confianza mutuo, expresado en estrategias VIP para los clientes y la promoción indirecta de la marca (por parte de los consumidores).

Te interesará  Qué es el marketing automation y qué herramientas debo utilizar

Por ende, todo el contexto donde se desarrolla el marketing debe girar en torno a un solo eje, el cual tiene como centro al cliente.

Al igual que cuando una persona tiene el deseo de entrar en un nuevo círculo social, a través del marketing relacional, se pretende ampliar y retener audiencias. Nunca importará qué tan amplio sea el alcance de una marca, siempre se puede expandir un poco más; y además se puede sacar mejores beneficios de la audiencia con mayor antigüedad.

Pero ¿Qué sucede cuando en tu vida comienzan a aparecer las personas interesadas? Estoy seguro de que no tardas mucho en apartarlas.

En ese sentido, la ejecución de este tipo de estrategias debe adoptar un enfoque distinto; donde “vender” no es el objetivo principal, sino una consecuencia de construir una buena relación.

¡Veamos cómo puedes aplicar esto!

¿Cómo aplicar el marketing relacional?

Lo primero que debes tener en cuenta es que se trata de una estrategia. Por lo tanto, necesitas datos, estadísticas, herramientas; Para estos casos, la intuición y el fluir con los acontecimientos no son tan efectivos.

Te interesará  Recolección de datos: ¿Para qué sirven y cuáles son las técnicas?

En consideración a ello, debes incorporar sistemas que agilicen la comunicación con tus clientes y enriquezcan las interacciones. Por ejemplo, a través del marketing automation, tienes acceso a una variedad de herramientas que te ayudarán a dar un trato personalizado a los clientes; y además un servicio de atención altamente efectivo.

Así mismo, la aplicación del lead nuturing te permitirá demostrar ante tu cliente cuán dispuesto estás para tenderle la mano. Hazle saber que sabes lo que ellos necesitan y además puedes ayudarlos desinteresadamente, lo único que te interesa es que se cree el vínculo. Y una vez lo tengas, mantenlo.

Por supuesto, la única manera de saber si la inversión en este tipo de herramientas y sistemas está dando buenos resultados, es a través de las mediciones. Así que no dejes que los datos se escapen en la nada; capta, organiza, analiza y proyecta cada byte de información que generan tus clientes.

De esa manera entenderás la ruta de comportamiento que adopta cada grupo y así sabrás cuál es el siguiente paso a dar. Recuerda que puedes tener un plan, pero las circunstancias te harán cambiarlo. Sin embargo, el objetivo es el mismo, construir relaciones sólidas y duraderas con tus audiencias.

Te interesará  ¿Cuáles son los perfiles de los consumidores?